Era un poco difícil hacer una idea de por dónde iban a ir los tiros con Seven Psychopaths, pero seguro que tras echar un vistazo a su tráiler, muchos estarán anotando en su agenda que se estrena el 12 de octubre, aunque antes pasará por Toronto. Se trata de la segunda película dirigida por Martin McDonagh, que dirigiera In Bruges, por la que obtuviera una nominación al mejor guión en los premios Oscar. Contando de nuevo con Colin Farrel para el papel protagonista, que interpreta a un guionista en busca de inspiración para su próximo proyecto que, precisamente, responde al título de Seven Psychopaths. ¿Estamos ante el personal Otto e mezzo de McDonagh?

Seven Psychopaths

La película contiene un espléndido reparto que incluye a Woody Harrelson, Sam Rockwell, Chrisopher Walken, Abbie Cornish, Tom Waits, Olga Kurylenko y Gabourey Sidibe, entre otras presencias puesto que Colin Farrel se encontrará finalmente con algo más de siete psicópatas a lo largo de este insólito periplo en el que a sus excéntricos amigos se les ocurre secuestrar al adorable perro de un temible gángster. Me da la impresión de que alguien podría arrepentirse de esos prontos que le dan. Me refiero a Mickey Rourke quien recordarán dijo que no a The Expendables 2 a cambio de participar en Seven Psychopaths, quien posteriormente desertaría del rodaje tras unas palabritas con su director.

Es posible que su presencia física habría sido más poderosa e impresionante que la de Woody Harrelson, quien a interpretado finalmente su personaje, pero no me digan que la película no gana bastante en lo que respecta a sentido del humor. No espero nada más de lo habitual de Colin Farrel, que estando siempre bien nunca llega a estar espléndido, pero la verdad es que presiento que podremos disfrutar de lo lindo con la de Christopher Walken. Al menos a un servidor siempre le ha dado la impresión de que siendo un actor sumamente apreciado por el público, nunca le dan demasiadas oportunidades de desarrollar personajes interesantes. Otra cosa es que su presencia consiga hacer grandes sus pequeñas intervenciones, pero pareciera que en Hollywood les diera miedo trabajar con él. Menos mal que Martin McDonagh es inglés, y la película también.