No es la primera vez que ocurre. Tanto cuidado en realizar una elección coherente para la sección oficial de un festival, y la película que llama la atención está fuera de concurso. Es lo que sucedía en la jornada de ayer en la Mostra Internacional de Arte Cinematográfico de Venecia. Michael Shannon -a quien veremos interpretando el villano de Man of steel-, conseguía llamar la atención de la crítica y helaba la sangre del público que asistió a la proyección de The Iceman. Una película dirigida por el cineasta israelí Ariel Vromen, que trata de pintar un retrato humano de un asesino que se llevó a más de 100 personas por delante, para fallecer en la cárcel en el año 2006.

The Iceman

Independientemente de que algunos críticos la vean simplemente como un título propicio para ver de alquiler, en formato doméstico, no cabe duda de que la película tiene alicientes de sobra, como contar en su reparto con Chris Evans, Winnona Ryder, David Schwimmer, Stephen Dorff, James Franco o Ray Liotta, que bien podría tener la oportunidad de revitalizar su carrera de una vez por todas. Basado en la novela de Anthony Bruno, The Iceman: The True Story of a Cold-Blooded Killer, y adaptada para el cine por el propio Ariel Vromen con la colaboración de Morgan Land, se trata, como bien evidencia el título de la novela, de una historia basada en hechos reales sobre un individuo que era capaz de preguntarse a sí mismo: "alguien quiere alguien muerto ¿quién soy yo para cuestionarlo?"

Michael Shannon

Kuklinski ganó su apodo de Iceman por la congelación de los órganos de sus víctimas, durante el momento de la muerte y así creando falsas pistas a la policía. Era un hombre con gran tendencia violenta pero el desapego a las consecuencias le ayudó a crear una vida familiar idílica. Su familia y vecinos creían que era un hombre de negocios, sin tener idea de su alternativa vida. Kuklinski mató a más de un centenar de personas durante su vida, sin sentir jamás remordimientos por lo que había hecho, excepto si afectaba a su familia.

Ray Liotta

Según lo que revela la sinopsis oficial, no nos encontramos ante un psicópata, sino ante lo que es mucho más escalofriante: un sociópata. Un individuo que carece de la capacidad de empatía, lo que le permite compaginar una vida familiar perfectamente normal, con sus actividades como asesino a sueldo… que posteriormente se volverían personales. Esto mismo se refleja en el " target="_blank">tráiler de la película, que se acerca más al drama familiar, que al cine de género. The Iceman pasará también por Telluire y Toronto, y aunque en el tráiler aparece que está en la sección oficial de Venecia, en la información de la Biennale aparece fuera de concurso.