Más de 10 años han pasado desde que Roman Coppola dirigiese su última película, la aclamada CQ, estrenada en 2001, si bien lleva varios años colaborando con Wes Anderson: fue ayudante de dirección en The Life Aquatic, y participó en el guión de The Darjeeling Limited (Viaje a Darjeeling) y Moonrise Kingdom. Pero ahora regresa con su nueva obra, A Glimpse Inside the Mind of Charles Swan III, protagonizada por Charlie Sheen.

El casting está compuesto por algunos colaboradores habituales de Wes Anderson, como Bill Murray y Jason Schwartzman (quien, a su vez, es primo de Roman), por lo que seguro han sido seleccionados por su relación cercana con Roman. Y también participan Patricia Arquette, Aubrey Plaza y Mary Elizabeth Winstead: estamos ante un reparto de lujo. Y ya disponemos de las primeras imágenes del film:

El argumento gira en torno a Charlie Swan, un exitoso diseñador gráfico que vive en la cima social hasta que es abandonado por su novia Ivana (Katheryn Winnick). A partir de entonces, sufre un proceso de desmoronamiento que le hará perder su estatus social. La obra está focalizada en la mente del protagonista, por lo que asistiremos a la irrupción de elementos fantásticos en el metraje, procedentes de su núcleo traumático. El propio director lo ha confirmado en una entrevista:

No es estrictamente realista. En el film, a causa de algunas secuencias que tienen lugar en la imaginación del personaje principal, irrumpen circunstancias fantásticas. Hay una secuencia de western, una secuencia en una agencia de espías subterránea. Hay toques que, para mí, proceden de este personaje principal,cuya vida profesional es crear un imaginario, un estilizado imaginario.

Roman Coppola es otro de los miembros del clan artístico de los Coppola, que indudablemente lidera su padre, el Francis Ford Coppola. Pero debido a la fama de Sofía, Roman ha permanecido algo más en la sombra, además de que se ha dedicado a un mundo en el que se reivindica menos la autoría, el videoclip. Allí forjó su carrera, y como otros directores como Spike Jonze o Michael Gondry, dio el salto a la gran pantalla.

Y fue con CQ (2002), una obra de culto hoy en día, una comedia sobre el rodaje, en los años sesenta, de una película de ciencia ficción ambientada en el año 2000. Plagado de homenajes al cine, con aires de nouvelle vague y, en cierto modo, de cine exploitation, creó una interesante obra. Y 10 años después, sigue forjando su carrera.

Fotos: Entertainment Weekly