Sin haber visto RoboCop, pero confiando de que un cineasta como Paul Verhoven, autor en aquel entonces de filmes tan estimulantes como Turks fruit (Delicias turcas) y De vierde man (El cuarto hombre), arrastré a mi amigo Enrique a ver Total Recall. Para él no era más que una película protagonizada por Arnold Schwarzenegger, un actor que por aquel entonces tan sólo había participado en títulos de acción y que no era, para nada, respetado ni reconocido por un público más erudito. Para mi era la oportunidad de ver una nueva adaptación al cine de Philip K. Dick, uno de mis escritores favoritos que había hecho posible una maravillosa obra como Blade Runner.

Total Recall (1990, Paul Verhoeven)

Su adaptación no se acercaba visualmente al universo creado por Ridley Scott, el cineasta holandés confería a su película un aspecto visual igual de concreto y personal, aunque también algo hortera como es habitual en él. Además, no sólo era una película de acción, que era lo que mi amigo temía, sino que estaba dotada de un inesperado sentido del humor y era capaz de parodiar el mismo cine de acción del que su actor protagonista había sido paradigma, sin olvidarse de esas cuestiones tan propias del autor del relato sobre la línea invisible entre sueños, pensamientos y recuerdos, que tanto prolifera en su obra literaria. Las alusiones a la película de Ridley Scott no se limitaban sólo al origen del relato que utilizaban como base para desarrollar el argumento de la historia, sino que que detrás estaban Ronald Shusett y Dan O'Bannon, los mismos que habían gestado la idea que habría dado lugar a Alien.

En un mundo imaginario, como el que vende una compañía como Rekall, siempre podremos especular con los resultados de la película de haber sido dirigida por David Cronenberg, quien estuvo involucrado en el proceso de producción antes de comprometerse con The Fly. También podemos fantasear sobre cómo habría sido de haberla protagonizado actores como Christopher Reeve y Patrick Swayze, o lo que es peor, ¿se imaginan que la hubiera protagonizado Sylvester Stallone? No crean que estoy lanzando flechas al aire, es que, aunque en un principio iba a ser una producción de Dino De Laurentiis, finalmente lo fue de Mario Kassar, entre cuyos primeros proyectos se encuentran Victory y First Blood, ambas protagonizadas por el inefable actor neoyorquino.

Marte en Total Recall

Rodada en su mayor parte en México, buena parte de la responsabilidad de la factura visual de la película procede de que, a pesar de que se trataba de una película de gran presupuesto, se utilizaron maquetas a gran escala en lugar de recurrir a efectos CGI. Por el contrario aunque sí se utilizaron estos mismos efectos digitales para limar algunas secuencias, se hizo de una manera tan concienzuda que parecían imágenes reales. El conjunto profirió una dimensión onírica a la película que contribuía a reforzar la idea de que todo era un sueño, pero con la suficiente veracidad como para que también pudiera ser real. Entre los aspectos más interesantes de la película podemos encontrar la espléndida partitura que Jerry Goldsmith aportó a su banda sonora, que durante mucho tiempo se utilizó para espacios deportivos en una televisión española.

Sharon Stone y Arnold Schwarzenegger

Nunca hubiera pensado que la carrera de Paul Verhoeven hubiera circulado por los derroteros de la ciencia ficción en su periplo estadounidense (posteriormente todavía llegaría Starship Trropers), pero Total Recall le puso en el lugar indicado para poder dirigir después Basic Instinct. También revitalizó la carrera de Arnold Schwarzenegger, que ya comenzaba a dar las primeras señales de agotamiento a pesar de haber conseguido éxitos como Commando o Depredador. Y puso la atención en una actriz como Sharon Stone, que protagonizaría después Basic Instinct junto a Verhoeven, pero que si bien venía desarrollado su carrera desde inicios de los años ochenta nunca había conseguido destacar, permaneciendo atrapada en terribles producciones de bajo presupuesto e ínfimo resultado.

Dos nominaciones en apartados técnicos y un premio especial por sus efectos especiales, además del premio Sturn a la mejor película de ciencia-ficción fueron algunos de los reconocimientos que obtuvo la película. Afortunadamente nunca hubo secuela, pero este año se estrena un remake homónimo protagonizado por Colin Farrel, Jessica Biel y Kate Beckinsale. Por eso aprovechamos para recordar dónde están ahora los que protagonizaron esta estupenda película de 1990 y que algo más de dos décadas después conserva intacta tanto su fuerza visual como el discurso que propone.

A pesar de constituir todo un éxito de público en su momento, pareciera que todos los participantes en la película no prosperaran como se hubiera deseado, salvo el caso de Schwarenegger que llegó con su carrera ya perfectamente trazada. Aunque Sharon Stone viviría su momento de gloria y protagonizaría una película como Casino, para Martin Scorsese, su incapacidad para escoger proyectos le llevarían por los mismos derroteros que los inicios de su carrera.

Rachel Ticotin

Rachel Ticotin

La tercera protagonista de la película, Melina, estaba interpretada por una actriz desconocida en aquellos momentos, Rachel Ticotin, que si había participado en filmes como King of the Gypsies, Fort Apache the Bronx o Critical Condition, había desarrollado casi toda su carrera en la televisión. A pesar del éxito de la pelícua y de que su compañera de reparto lograra alcanzar el status de etrella, no sucedió lo mismo con ella, que se tuvo que conformar con personajes de reparto en filmes como Falling Down, Don Juan DeMarco, Con Air o Man on Fire, por destacar algunos de los más conocidos. Los amantes de la pequeña pantalla quizás le recuerden como la teniente Arleen Gonzalez de la serie Law & Order: Los Angeles.

Michael Ironside

Michael Ironside

El recorrido inverso habría realizado este actor canadiense, que si quizás se hubiera involucrado en el proyecto de la mano de David Cronenberg, para el que trabajara en Scanners, haría buenas migas con Paul Verhoeven, para el que volvería a trabajar en Starship Troopers. Su cara ya era conocida para el espectador gracias a su participación en la serie V, allá por los años ochenta, donde interpretaría un perfil de tipo duro y uraño, pero que cae bien. En su larga trayectoria cargada de títulos de acción destacan filmes como Top Gun, Highlinder II: The Quickening, Guncrazy, Free Willy, The Maquinist o Terminator Salvation. En la pequeña pantalla se ha prodigado en series como E.R., Young Blades o Smallville. Una de sus apariciones más recientes se producía en X-Men: First Class. En Total Recall interpreta el papel de Richter, el grano en el culo de Quaid que desaparece en la nueva versión dirigida por Len Wiseman.

Ronny Cox

Ronny Cox

El villano de la película, Vilos Cohaagen, estaba interpretado por un actor que reincidía con Verhoeven después de RoboCop. A pesar de que había participado en algunos de los títulos más comerciales de la década de los ochenta, como Beverly Hills Cop y su secuela, no pasaría de hacer personajes de reparto en películas sin demasiado éxito. El caso es que comenzaba su carrera con un título tan interesante como Deliverance, llegando a participar en títulos como The Onion Field o Taps. Quizás la televisión también le haya dado mejores resultados en series como Stargate, Law & Order: Special Victims Unit o Desperae Housewives.

Mel Johnson Jr.

Mel Johnson Jr

No es difícil encontrar vínculos entre el cine de Paul Verhoeven y el de David Lynch, pareciera que ambos directores jugaran al gato y al ratón con sus actores que después de aparecer en las películas del holandés, acaban en alguna serie de televisión del estadounidense, y viceversa. Es el caso de este actor que interpretaba al simpático (y traidor) Benny. Otro de los perosnajes que desaparecen en el nuevo remake. Su presencia en la película hizo que David Lynch le llamara para un personaje de la ser On the Air. Si posteriormente participaría en filmes igual de excéntricos como Hideous! y participaría esporádicamente en alguna otra serie de televisión, lo cierto es que desaparecería después de participar en la película In the Shadow of the Cobra, en la que coincidía con los que fueran principales protagonistas de Blade Runner, Sean Young y Rutger Hauer.

Marshall Bell

Para el público español más que su interpretación de George, es recordado como portador de Kuato, un apéndice que le salía del estómago y que guardaba un sorprendente parecido con el político español Jordi Pujoll. Aunque no pararía de trabajar desde entonces, tampoco se ha hecho demasiado conocido para el gran público. Si comenzaba su carrera con minúsculas apariciones en filmes como Birdy, A Nightmare on Elm Street Part 2: Freddy's Revenge, Stand By Me o No Way Out y en el mismo año en que participaba en Total Recall intervenía también en Dick Tracy y Air America, su carrera siempre estaría ligado a personajes de reparto en todo tipo de películas o apariciones estelares en series como The X Files, Millenium, CSI o House.