Quentin Tarantino nos tiene en vilo a la espera de Django Unchained, su primera incursión en el western. Pero mientras tanto, también se ha dedicado a otras actividades como productor, y en esta ocasión ha fijado su mirada sobre una curiosa obra, The Man with the Iron Fists. Está dirigida por RZA, el mítico rapero que fundó y lidera el grupo Wu-Tang Clan, quien de momento había desarrollado una carrera como actor, apareciendo en obras como The Next Three Days (Los próximos tres días), de Paul Haggis. Ahora salta a la dirección, y el resultado podemos observarlo en las imágenes de este nuevo tráiler:

The Man With the Iron Fists está ambientada en la China feudal que todavía existía en el s. XIX, y está protagonizada por un forastero anónimo, conocido como El Herrero, que fabrica armas para un pequeño poblado. Pero un día, el pueblo es amenazado por un traidor y debe convertirse en protector de sus habitantes; para ello canalizará una energía que convierte a su portador en la propia arma. Así, juega con el arquetipo del extranjero, creado por la literatura del romanticismo alemán, que promueve un cambio en el contacto directo con el otro que, inicialmente, le teme o se distancia. Entre su reparto encontramos a Russel Crowe como Jack Knife, a Cung Le como Bronze Lion, a Lucy Liu como Madame Blossom y al propio director, RZA, como The Blacksmith.

Tras ver el tráiler, The Man with the Iron Fists se revela como un crisol de influencias, resultado de una colaboración entre distintas mentes en su elaboración. La mano del productor se nota, pues hay una similitud estética con Kill Bill, la obra más próxima a Oriente de Tarantino: observamos un gore exagerado similar al de Kill Bill Vol. 1, que quiebra las barreras de la verosimilitud porque quiere construir una estética excesiva de la violencia, haciéndonos conscientes del tratamiento banal que suele recibir este tema; una violencia coreografiada. Asimismo, se recurre a un montaje y una puesta en escena dinámica, propia de películas de artes marciales del s. XX, para retratar la época feudal china, creando así un anacronismo estético que es bastante usual en el cine de Tarantino.

Por otro lado, el guión está firmado por Eli Roth, el director de Hostel, un experto en gore, así que la sangre dispersada por el plano lleva especialmente su firma. Y RZA ha asegurado la presencia del rap en la banda sonora. Además, las canciones de su grupo, Wu-Tang Clan, se inspiran en la vida callejera de Nueva York, por lo que están plagadas de referencias al folclore chino de Chinatown y a las películas de artes marciales que consumían normalmente. Podemos asegurar que será una obra plagada de referencias, que reproducirá la estética de las artes marciales y será un homenaje a toda esa cinefilia acumulada.

RZA realizó, con apenas 20 millones de dólares, un montaje de 4 horas, pero el guionista y productor, Eli Roth, le obligó a realizar una versión adaptada a la comercialización, ceñida a 90 minutos de metraje. El 2 de noviembre se estrena este montaje en EEUU.

Fotos: Proyectorxd