Como si no fuera bastante con algunas de las tendencias a las que nos tiene acostumbrados el cine reciente, parece que vamos a tener que añadir una más. Si un año todas las películas son de zombies, al siguiente son de vampiros, cuando nos cansamos de invasiones extraterrestres, comienzan las versiones de cuentos de toda la vida… y ahora parece que fuéramos a tener sobredosis de presidentes de los Estados Unidos. Bill Murray es Franklin D. Roosevelt es Hyde Park Hudson. Daniel Day-Lewis será Abraham Lincoln en Lincoln, de la misma manera que Benjamin Walker lo era en Abraham Lincoln: Vampire Hunter o Tom Amanses lo será en Saving Lincoln. Un título como The Butler nos dará la oportunidad de ver a varios presidentes estadounidenses, de entre los que Alan Rickman interpretará a Ronald Reagan. Y precisamente podremos ver a este último también con las facciones de Michael Douglas en Reykjavik.

Ronald Reagan

A pesar de que Douglas milita en las filas demócratas, y Ronald Reagan lo hiciera en las republicanas, lo cierto es que el ganador del Oscar por Wall Street tiene experiencia como presidente, pues ya lo fuera en The American President, ¿habrán considerado a Annette Bening para que sea Nancy Reagan? Reykjavik es un proyecto independiente de diez millones de dólares de presupuesto, a dirigir por el siempre eficiente Mike Newell, tras haber sido desestimado por Ridley Scott. El guión, escrito por Kevin Hood -responsable de Becoming Jane- ubica su argumento en 1986, cuando Reagan y Mikhail Gordbachev se reunieron en la capital islandesa para limar asperezas tras el desastre nuclear de Chernobyl. Por lo que ahora les toca encontrar el actor que haga del impar presidente ruso. ¿Se les ocurre alguna propuesta?

Michael Douglas

Es posible que a Michael Douglas no le fuera tal y como esperaba interpretando de nuevo a Gordon Gekko en Wall Street: Money Never Sleeps, pero si el año pasado sólo se dejaba ver en la olvidable Haywire, el año que viene podremos verle en Last Vegas, que tiene todas las probabilidades de ser un nuevo bodrio de Jon Turteltaub. Espero sinceramente que con un cineasta de la calidad de Newell, que vale tanto para un roto -Mona Lisa Smile, Love in the Time of Colera o Great Expectations-, como para un descosido -Harry Potter and the Goblet of Fire o Prince of Persia: The Sands of Time-, pueda recuperarse de esta racha de películas mediocres y aburridas. El rodaje comienza en marzo del año que viene en Alemania.