Desde el pasado 9 de julio se rueda Mad max: Fury Road, una nueva entrega de la serie postapocalíptica de ficción distópica que George Miller creara en 1979 con Mad Max y prolongara a través de Mad Max 2 y Mad Max Beyond the Thunderdome. Protagonizada por Tom Hardy en el papel de Max, y Charlize Theron como Imperator Furiosa, no estamos hablando de un reboot, como en un principio se había especulado, sino de una continuación de la que ya están escritas sus dos secuelas. No está confirmado todavía que se llegarán a rodar, probablemente dependerá del éxito de esta nueva entrega, pero de ser así se completaría una nueva trilogía del guerrero de la carretera con el que se diera a conocer un casi imberbe Mel Gibson, quien a pesar de no haberse involucrado finalmente en la producción de la película está deseando ver el resultado de esta nueva entrega que vuelve a dirigir el propio Miller, a partir de un guión propio, escrito en colaboración con Brendan McCarthy y Nico Lathouris.

Mel Gibson

En la primera película de la serie, titulada en España, Mad max, salvajes de autopista, Max Roackatansky era un policía encargado de la vigilancia en una autopista. Tras una peligrosa persecución que termina con la muerte de un psicópata que se hace llamar Nightrider, los miembros de su banda juran vengar su muerte. Aunque no lo consiguen, sí se llevan por delante la vida de su mejor amigo, su mujer y su hijo, por lo que en la segunda entrega, titulada en España, Mad Max 2: el guerrero de la carretera, Max se convierte en un antihéroe solitario que vaga por las carreteras. En su deambular por las carreteras, la gasolina se ha convertido en un bien tan escaso como codiciado por lo que decide ayudar a una colonia asentada en una estación petrolífera, a cambio de toda la gasolina que se pueda llevar. En la tercera entrega de la serie, titulada en España Mad Max 3, más allá de la cúpula del trueno, tras chuzar el desierto pierde su caravana de camellos. Al llegar a un ciudad subterránea, le proponen recuperarlos a cambio de que ataque al tirano que les tiene sometidos, un enano que fabrica gas metano con excrementos de cerdo. En esta cuarta aventura de Mad Max, es alcanzado por un grupo de personas que huyen a través de una zona devastada de una guerra impulsada por Imperator Furiosa. La película es el relato de una guerra por carretera, contada a través del testimonio de sus testigos y supervivientes.

El reparto de la película se completa con Hugh Keays-Byrne -que ya participara en Mad Max y se ha dejado ver últimamente en Sleaping Beauty-, Nathan Jones - Conan the Barbarian-, Zoe Kravitz -X-Men: First Class-, Riley Keough - Magic Mike- y Rosie Huntington-Whiteley. A ellos hay que sumar la presencia de la supermodelo Abbey Lee Kershaw que realiza su debut cinematográfico. África ha sido el lugar en el que finalmente ha tenido que realizares el rodaje la película, con la ayuda del Gobierno australiano, después de que fuertes lluvias inundaran Broken Hill, una zona de Nueva Gales del Sur en Australia, donde estaba previsto el rodaje, pero que se han visto obligados s desestimar porque su paisaje ya no se corresponde con el desierto postapocalíptico en el que se desarrolla la acción. En la década de los ochenta, el cineasta australiano se haría tremendamente popular, no sólo gracias a Mad Max, sino también por un filme como The Withches of Eastwick. Si posteriormente conseguiría nominaciones a los premios Oscar por películas como Lorenzo's Oil o por Babe, tendría que esperar a 2006 para conseguirlo por Happy Feet. No sé si mantendrán sus expectativas tan altas para Mad Max: Fury Road, pero creo a la vista de estos elementos y accesorios de atrezzo, vestuario y decoración, podemos confirmar que se están preocupando por mantener el nivel de las anteirores.