Tras la nominación al Oscar a la Mejor Película por The kids are all right (Los chicos están bien) en 2010, Lisa Cholodenko ha empezado a ser conocida entre el gran público, y por eso, ahora diluvian los contratos y le ofrecen films de géneros muy diversos. La última propuesta: un thriller de la mano de Indian Paintbrush. Se trata de November Criminals, un guión escrito por Steve Knight, el guionista de Eastern Promises (Promesas del Este).

El guión está ubicado en Washington D. C., y sigue aun estudiante que explora las entrañas de la sociedad de Washington, en busca de una solución para el misterio que rodea la muerte de un compañero de estudios. Así, parte de una búsqueda individual que va desgranando las capas de corrupción que tejen, en su acumulación, las instituciones sociales.

Pero el trabajo se le acumula a Cholodenko. En mayo firmó un contrato para dirigir la adaptación de The Abstinence Teacher, una novela de Tom Perrotta. El argumento parte de la historia de Ruth Ramsey, una profesora de sexología divorciada, que vive en un suburbio de Nueva Jersey y entra en conflicto, por su estilo de vida, con la conservadora población de su barrio. Además, su hija mayor comienza a leer la Biblia y su hija menor desea ir a la Iglesia semanalmente, por lo que comienza una lucha generacional en el que las tornas cotidianas se invierten. Para la madre se ha confirmado la participación de Reese Witherspoon.

Es un reflejo de la evolución del pensamiento en EEUU en las últimas décadas, que ha virado hacia un ensalzamiento de valores tradicionales frente a la mayor apertura que vivieron sus padres en los años sesenta y setenta. El propio escritor habla de ella como una novela "sobre la educación sexual y la cultura de la guerra", pues quiso reflejar el estilo de vida americano durante el gobierno de George W. Bush. Además, como ya demostró en The kids are all right, la directora es capaz de fundir drama y comedia con gran sutileza para el tratamiento de hechos cotidianos y sus efectos en todas las líneas familiares, por lo que seguro que sabe captar el conflicto generacional.

Lisa Cholodenko comenzó su camino en el cine más independiente, con una radical obra que aborda el tema del lesbianismo y las drogas, High Art, ganadora de Mejor Guion en Sundance y Premio del Jurado en Deauville. Después realizó Laurel Canyon (La calle de las tentaciones), con Frances McDormand, una obra coral sobre la vida bohemia en una calle que atraviesa el corazón de Hollywood, donde realiza un retrato de las subculturas que pueblan EEUU. Y su llegada al a fama se produjo con The Kids are all right, un drama con cierto aire de comedia sobre una familia encabezada por una pareja de lesbianas (Julianne Moore y Anette Bening) en la que irrumpe, súbitamente, el hombre que ha donado semen para fecundar sus óvulos.

En The kids are all right se genera un debate sobre la tipología de familias y sus efectos en la infancia, y Cholodenko trata el matrimonio lésbico de igual modo que un matrimonio heterosexual, difuminando las diferencias: suprime el estereotipo de una homosexualidad promiscua, que todavía circula bastante, y señala la universalidad de la institución de la familia, que trasciende a las orientaciones sexuales. Pero esto, a la vez, supone un viraje de su discurso hacia posiciones más burguesas y menos subversivas, pues se fomenta la adopción de algunas convenciones heterosexuales.

De todos modos, el trabajo de Cholodenko es importante, pues trata de forma realista y abiertamente el tema del lesbianismo y permite normalizarlo en una sociedad que, en los últimos años, ha aceptado con mayor facilidad la homosexualidad masculina. Por mi parte, espero que su tono tragicómico y cotidiano siga vigente pese a que comience una salida de las esferas del cine independiente.

Fotos: Películas a fondo