Cuando nos quejamos de que Hollywood nos acribilla una y otra vez con las mismas películas, ya sean remakes de sus éxitos pasados o versiones de películas extranjeras, ahora van los japoneses y se embarcan en una versión japonesa de Unforgiven. Nominado al mejor actor secundario por su papel en The Last Samurai y conocido por su participación en filmes como Batman Begins, Memoirs of a Geisha o Inception, el actor japonés, Ken Watanabe, que precisamente fuera dirigido por Clint Eastwood en Letters from Iwo Jima, interpretará el papel protagonista.

Ken Watanabe

La idea surge del cineasta cineasta Lee Sang-Il, responsable de títulos como Akunin o Hura gâru (Hula Girls), que ya propuso la idea a Warner Bros en mayo del año pasado. Desarrollada en la misma época, el año 1880, e intercambiando pistoleros por samuráis, su película se llamará Yurusarezaru Mono, que vendría a ser algo así como "Algo que no puede ser perdonado". Unforgiven se alzó con cuatro premios Oscar correspondientes a mejor película, montaje, director y actor secundario. Su argumento giraba en torono a un pistolero retirado, viudo y padre de familia con muchas dificultades para sacar adelante a su familia. Su única salida es aceptar un último encargo, en compañía de un antiguo colega y un joven inexperto. Su misión es la de matar a dos individuos que le rajaron la cara a una prostituta.

El reparto de la película se completa con Koichi Sato, protagonista de una película como Gonin, interpreta aquí el papel por el que Gene Hackman obtuviera su Oscar al mejor actor secundario. El veterano Akira Emoto, que recordarán de filmes como Unagi (The Eel) o Zatoichi, emulará el papel de Morgan Freeman. El rodaje de la película está fijado para este mismo Otoño en Hokkaido, con el objetivo puesto en estrenar la película en 2013.

Unforgiven

La verdad es que no deberíamos rasgarnos las vestiduras porque las versiones japonesas de filmes estadounidenses siempre resulta casi más estimulantes que las películas originales. La correspondencia entre western americano y cine de samuráis se remonta a tiempos de Akira Kurosawa, quizás el cineasta japonés más influido por la cultura occidental, que adaptó las características del género estadounidense a su cine de samuráis, revirtiéndolo en obras excepcionales como Shichinin no samurai (Los siete samuráis), que sería fruto de un remake estadounidense con The Magnificent Seven -actualmente pendiente de enésima revisión-; Martin Ritt convertiría en un estupendo western psicológico, The Outrage, la que había sido primera película de Kurosawa estrenada en occidente, Rashomon; o un filme como Yojimbo sería convertido por Sergio Leone en un spaghetti western, Per un pugno di dollari, que precisamente protagonizaba Clint Eastwood. La correspondencia se invierte ahora con Unforgiven.