De tal palo tal astilla, eso dicen. Tener por padre a un realizador tan creativo, reconocible y rompedor como David Cronenberg tiene que marcar, aunque seguro que Brandon Cronenberg ha podido aprender mucho de su padre y de cine. El vástago del director de Cosmopolis debuta en el cine con una película de terror titulada Antiviral. La cinta se estreno en el pasado festival de Cannes y ya podemos disfrutar del tráiler.

Syd March es el protagonista de Antiviral. Se trata de un joven que trabaja en la Lucas Clinic, un lugar dedicado a la venta de inyecciones de virus pertenecientes a celebridades enfermas, los desquiciados fans son los compradores de semejante producto. Syd se saca un sobresueldo robando muestras de virus para bandas pero todo se complica para él cuando se infecta con la enfermedad que mató a la gran Hannah Geist. Como único portador de la enfermedad se convierte en objetivo de esos enloquecidos fans, Syd inicia una carrera contrarreloj en busca de una cura.

Caleb Landry Jones da vida a Syd, le acompañan en esta extraña historia Sarah Gadon y Malcolm McDowell.

Una trama que plantea interesantes cuestiones como por ejemplo ¿hasta dónde llega el fenómeno fan?, ¿harías cualquier cosa para saber que se siente siendo tu artista favorito? o ¿cúal es la línea entre la admiración y el fanatismo? Antiviral podría ser una película hecha por David Cronenberg, su trama es perfecta para un director como él pero es Brandon el responsable del film y tendremos que acercarnos a la sala de cine más cercana para ver si el hijo ha heredado el talento sobresaliente del padre. ¿Vosotros que creéis?

Supongo que como novato, Brandon, tendrá algún que otro patinazo, algo típico en una ópera prima. También supongo que el peso del apellido le perseguirá y su Antiviral se comparará con las obras de su padre. Esperemos que podamos ser justos con el trabajo del hijo y olvidemos el apellido que acompaña a su nombre.