Quién nos iba a decir que diecinueve años después de la desaparición de River Phoneix acabaría estrenándose Dark Blood, la película que dejó inconclusa con su repentino fallecimiento. En octubre del año pasado, George Sluizer, anunció su intención de completar el filme utilizando la voz de Joaquin Phoenix para cerrar algunos cabos sueltos. Conocido por filmes como The Vanishing, The Commissioner o La balsa de piedra, el cineasta holandés confinó su película en una caja de seguridad por temor a que la compañía de seguros destruyera el material rodado tras la muerte del actor y suspender la producción de la película. Con la colaboración de la familia de Phoenix y con la más concreta ayuda de Joaquim Phoneix, se las ha ingeniado para completar la película, que se estrenará en una retrospectiva que le dedica el festival de cine de Holanda. Lo que nos da el pretexto suficiente para hacer nuestra propia retrospectiva, pero sobre las interpretaciones más interesantes de la interesante trayectoria de River Phoenix.

River Phoenix

Explorers (1985)

Con sólo veintitrés años y en tan sólo una década, River Phoenix consiguió desarrollar una estimulante carrera artística que si había comenzado en la televisión se desarrollaría en toda su plenitud a través del cine. Una trayectoria en la que habría sabido compaginar filmes comerciales con propuestas independientes y que le haría muy popular entre franjas muy dispares de público. Su primera aparición cinematográfica se producía con sólo 15 años en esta encantadora película que dirigía Joe Dante y en la que compartía cartel con otro jovencito tan prometedor como Ethan Hawke. Juntos hacían un descubrimiento fortuito que les permitía construir su propia nave espacial con la que se lanzaban a un fantástico viaje interplanetario.

I Love You to Death (1990)

Mucho antes de que Lawrence Kasdan dirigiera Dreamcatcher, una de sus películas más excéntricas sería esta comedia negra protagonizada por Kevin Kline y Tracy Ullman en el que por aquel entonces era su prier papel cinematográfico. Cansada de las infidelidades de su marido, Rosalie urde todo tipo de planes para asesinarle con la ayuda de su madre, a la que da vida Joan Plowright, y sus dos empleados, interpretados por River Phoenix y Keanu Reeves en la que sería su primera colaboración profesional. Una película sin muchas pretensiones, pero que lograba su objetivo, y en la que el actor lograba con su personaje un retrato original y alejado de los clichés de otras comedias de índole parecido.

Sneakers (1992)

River Phoenix sorprendía a algunos en 1992 escogiendo participar en una película que dirigía Phil Alden Robinson. Se trata de una de las pocas incursiones del actor en un cine de corte más comercial y en la que formaba parte de un grupo de informáticos especializados en el mantenimiento de sistemas de seguridad que son contratados por una agencia secreta para el robo de una caja negra. El conflicto surge cuando se percatan de que la agencia que les ha contratado no es estatal y que la caja que les han encomendado robar tiene la capacidad de descodificar cualquier sistema de encriptación. Aunque la película se alejaba del tono independiente que había ido adquiriendo su trayectoria, River Phoenix supo adaptarse a la perfección y encajar en un reparto que incluía a Robert Redford, Sidney Poitier, Ben Kingsley, Dan Aykroyd o David Strathairn.

Indiana Jones and the Last Crusade (1989)

Aunque breve, uno de los momentos más deliciosos de la carrera de River Phoenix fue cuando le vimos interpretando a un joven Indy en la tercera entrega del héroe creado por George Lucas y Steven Spielberg. En la misma película en la que también conocíamos a su padre, Sean Connery, podíamos disfrutar con el origen del pánico del explorador por las serpientes, así como la aventura que plantaría esa semilla que le conduciría definitivamente a convertirse en Indiana Jones. El propio Harrison Ford le habría recomendado para el papel después de que hubiera sido su hijo en The Mosquito Coast.

The Mosquito Coast (1986)

En el que era su tercer largometraje como actor, River Phoenix demostraba que lo suyo no era cuestión de físico, sino que nos encontrábamos ante un espléndido actor capaz de transmitir todo tipo de emociones. Al lado de Helen Mirren y Harrison Ford y dirigido por Peter Weir, lograba sobrevivir a la utopía por la que un inventor, desengañado por la forma de vida consumista de la sociedad moderna, arrastraba a toda su familia. Entre sus compañeros de reparto se encontraba Martha Plimpton, con la que volvería a compartir cartel en The Thing Called Love.

The Thing called Love (1993)

Peter Bogdanovich dirigía este drama romántico sobre cuatro jóvenes que acuden a Nashville, meca de la música country, para encontrar su lugar en la música. Su experiencia les demuestra que el alcanzar el éxito no sólo depende de la actitud, sino de la probabilidad, de la misma manera que el amor surge de una forma inesperada. River Pheonix logra una interpretación madura que probablemente reflejara sus propias dudas e inquietudes. Entre sus compañeros de reparto podemos encontrar a Sandra Bullock, Dermot Mulroney y Smantha Mathis, con la que habría quedado en The Viper Room, aquella fatídica noche en la que perdía la vida por una inoportuna combinación de estupefacientes.

Dogfight (1991)

Hay películas que no por sencillas dejan de ser menos interesantes. es lo que sucede con esta entrañable y emotiva propuesta de Nancy Savoca en la que Phoenix interpreta un joven que se a alistado al ejército para luchar en Vietnam. Un personaje sin duda atípico para Phoenix, estricto vegetariano y gran defensor de los derechos de los animales. Para colmo su personaje participa en la cruel apuesta de sus compañeros, que ganará aquel que consiga una cita con la chica más fea. Pero como si la personalidad del actor traspasase el personaje, Eddie queda prendado de la bondad de su cita, y acaba comprometiéndose con Rose, que era interpretada por la maravillosa Lili Taylor.

Running on Empty (1988)

El mismo año en que rodaba I Love You to Death junto a Kevin Kline, ambos competían por llevarse el Oscar al mejor actor de reparto. Si Kevin Kline se lo llevaba por su interpretación en A Fish Called Wanda, River Phoenix estaba nominado por Running on Empty. Una interesante película dirigida por Sidney Lumet sobre un matrimonio que por haber sido militantes de un grupo radical violento, que a causa de un atentado con bomba que causaría varios heridos graves, están condenados a vivir en permanente huida para no ser localizados por el FBI. Algo que no facilita la vida de su primogénito, sobre todo cuando se enamora de una compañera de instituto, interpretada por Martha Plipton, con quien el propio Phoenix mantendría una relación sentimental en la vida real.

Stand By Me (1986)

Basada en un relato de Stephen King, ¿quién no se ha dejado cautivar por las aventuras que corren estos cuatro jovencitos el día en el que perderán definitivamente su inocencia? Dirigido por Rob Reiner y junto a compañeros de reparto como Corey Feldman, Jerry O'connell y Wil Wheaton, River Phoenix lograba una interpretación tan emotiva como cautivadora que ha trascendido a nuestros días. Quizás el hecho de que fuera una película ambientada en en los años cincuenta, permitiera que haya perdurado intacta en el tiempo, o que incluso haya mejorado con los años.

My Own Private Idaho (1991)

Es posible que no sea una película ni mucho menos redonda, pero la capacidad visual de Gus Van Sant para transmitir la errática vida dos chaperos en las calles de Portland, sintoniza a la perfección con la destreza emocional de la que hace gala River Phoenix a través de su personaje. Muy por encima que su compañero de reparto, Keanu Reeves, quizás sea esta la mejor interpretación de Phoenix, que se vería coronada con la Copa Volpi en el festival de Venecia. La película simbolizaba a la vez la intención del actor para tomar las riendas de una trayectoria que prometía ser tan personal como emocional, pero que acabaría siendo tan fugaz como brillante.