Enemigos en la pantalla, amigos en la vida real. No sólo no deben tener una relación tan tensa como tuvieran sus respectivos persoanjes en Milk, sino la relación de Sean Penn y Josh Brolin debe haber ido como la seda durante el rodaje de The Gangster Squad. Prueba de ello es que Brolin está negociando su participación en Crazy for the Storm, el próximo proyecto como director de Penn. Con el rodaje previsto para comienzos de 2013, su argumento se centra en un adolescente de 11 años, que consigue sobrevivir al accidente de un avión en la montaña gracias a las habilidades que su padre le había enseñado, que sería el personaje interpretado por Brolin.

Josh Brolin y Sean Penn

Desde la edad de tres años, Norman Ollestad estuvo sumergido en el mundo del surf y el esquí desarrollando sus habilidades impulsado por su intenso y carismático padre al que idolatra y detesta a partes iguales. Mientras sus amigos montaban en bicicleta, jugaban a la pelota e iban a fiestas de cumpleaños, al joven Norman era arrastrado hacia un mundo salvaje y lleno de aventuras. Unas pruebas que llevaron a este "Wonder Boy (Chico Maravillas)", como era llamado por su padre, a convertirse en un valiente campeón y, en última instancia, a salvarle la vida.

Volando la ceremonia de un campeonato de esquí, en febrero de 1979, el avión que transporta a Norman, su padre y la novia de este se estrella en las montañas de San Gabriel, quedando suspendido a 8200 pies de altura en medio de una tormenta de nieve. Con su padre muerto y él como único superviviente, tiene que bajar una monta helada y traicionera él solo.

Sean Penn y Josh Brolin

Tan sólo hace falta echarle un vistazo a la sinopsis del libro en el que se basa, para apreciar las similitudes que tiene con el anterior proyecto como director de Sean Penn. Estrenada en 2007, Into the Wild trataba la historia de, Christopher McCandless, un joven que tras lucenciarse tal y como le requerían sus padres, decide romper todo lazo con la sociedad para embarcarse en un viaje hacia la libertad que termina siendo lamentablemente definitivo. Si esta historia ya estuviera basada en una historia real, también lo estará su nueva película, adaptación de las memorias de Norman Ollestad publicadas en 2009. Responsable de los guiones de Remeber Me y The Lucky One, Will Fetters se encarga de la adaptación cinematográfica. Su guión estuvo incluido en la lista negra de 2011, por las dificultades por su rodaje, debido probablemente a centrarse en un personaje tan joven. Al menos espero que la historia no sea tan pastelona como sus anteriores trabajos, o que, al menos, Sean Penn, sea capaz de quitarle todo el almíbar.