Siempre es una pena anunciar fallecimientos de cualquiera de los miembros que forman la comunicadas cinematográfica, pero a veces es igual de doloroso anunciar la retirada de un actor tan grande como Bob Hoskins, que anuncia que se retira de la interpretación y la vida pública a causa de que el otoño pasado se le diagnosticara la enfermedad del Parkinson, un trastorno neurodegenerativo crónico que conduce con el tiempo a una incapacidad progresiva. No es la primera vez que algún rostro conocido la padece. Aunque tardara siete años en darlo a conocer, el conocido actor Michael J. Fox también se viera afectado por la enfermedad, lo que le llevó a crear una fundación que lleva su nombre.

Bob Hoskins

Bob Hoskins desea anunciar que se retirará de la interpretación, debido a la enfermedad del Parkinson que se le diagnosticara el pasado otoño.
Desea agradecer a toda la genial y brillante gente con la que ha trabajado durante estos años, y a todos los admiradores que le han apoyado durante una maravillosa carrera.
Bob está actualmente centrado en su retiro con su familia, y apreciaría enormemente que su privacidad fuera respetada en estos momentos.

Palabras sencillas y humildes de un actor que ha sabido ganarse a colegas, público y crítica con una manera de interpretar tan intuitiva como visceral y de quien celebrábamos sus cinco mejores interpretaciones en octubre del año pasado a propósito de su 69 cumpleaños. Dado que en la filmografía del actor británico quedará como su última aparición su intervención en Snow White and the Huntsman, un papel breve en tamaño y estatura, permítanme recordar algunas de aquellas interpretaciones que, no por breves, fueron menos interesantes y celebradas.

Inserts

Uno de los títulos menos conocidos de la filmografía de cualquiera de los integrantes de un reparto que incluía a Richard Dreyfuss, Jessica Harper y Veronica Cartwright junto a Bob Hoskins. En 1974, John Byrum dirigía una película ambientada en los años treinta, cuando un cineasta de Hollywood se resistía a aceptar los cambios que se estaban produciendo en el mundo del cine, por lo que se recluía en su mansión para rodar películas pornográficas. Una de las películas favoritas de Pedro Almodóvar y una auténtica delicatessen que ninguna amante del cine debería dejar escapar.

Pink Floyd The Wall

Fugaz más que breve podríamos considerar la intervención en la película que Alan Parker dirigía en 1982 para ilustrar el famoso álbum de Pink Floyd. Aunque no le escucháramos articular palabra, la presencia del actor se dejaba notar en las pocas secuencias en las que aparecía y el las que se podían apreciar los ecos de su magnífica interpretación en The Long Good Friday, aquí como representante de un torturado artista.

Brazil

Antes de que Robert De Niro le quitara el personaje de Al Capone en The Untochables, ambos coincidieron por un momento en una secuencia de esta obra maestra de Terry Gilliam. En el insoportablemente burocrático mundo de Brazil, hasta un reparador de calefacción de Central Services necesita que le llenen un formulario antes de que se le ocurra poner una mano en cualquier tubería, de lo contrario corre el peligro de acabar lleno de mierda… Literalmente.

Sweet Liberty

Alan Alda dirigía en 1986 una encantadora película sobre los numerosos conflictos que surgían en una pequeña comunidad ante la llegada de un equipo de cine con intenciones de rodar una película. Los problemas del pueblo no son nada comparado con los quebraderos de cabeza que tiene que soportar el autor de la novela en la que se basa la película. Este debe luchar contra actores y actrices que quieren cambiar sus personajes, directores que no sólo no se quieren ceñir a la verdad histórica sino que quieren llenarla de rebelión cntra la autoridad, violencia y desnudos, una madre que está convencida de que el demonio vive en su cocina y su novia, que le está dejando. Si mal no recuerdo, el único que está dispuesto a interceder por la verdad de su novela es el guionista de la película, interpretado por Bob Hoskins.

Shattered

Tampoco recuerdo muy bien el personaje de Bob Hoskins en esta película que Wolfgang Petersen dirigía en 1991, pero sí que se trataba de un original e intenso thriller protagonizado por Tom Berenger y Greta Scacchi. Una historia en la que un arquitecto se despierta con amnesia después de un accidente de coche. ¿Estaba casado realmente con Judith? ¿Qué había entre Judith y su socio? ¿Por qué tenía a un investigador privado trabajando para él? Dudas y recuerdos que claman por salir a la luz en flashes que sacuden su mente, pero no le dicen toda la verdad.

The Secret Agent

Christopher Hampton recurría a la novela homónima de Joseph Conrad, que Alfred Hitchcock había adaptado anteriormente al cine con el título de Saboutage. Con una espléndida banda sonora de Philip Glass, y rodeado de nombres como Patricia Arquette, Gérard Depardieu y Christian Bale, el actor británico interpretaba al siniestro Verloc en uno de los títulos menos conocidos de su carrera.

Nixon

Sinceramente, de entre los actores que han interpretado a J. Edgar Hoover en la gran pantalla, creo que Bob Hoskins es el único que puede hacer justicia a un personaje tan respetado como odiado. Bob Hoskins tenia tanto la capacidad de hacerle parecer respetable en unas secuencias, como de hacerle parecer el mayor de los pervertidos en muchos otros momentos.

Danny the Dog

Aunque un servidor no sea gran admirador ni de Louis Leterrier ni de Luc Besson, no aconsejaría dejar pasar esta peculiar película protagonizada por Jet Li. A pesar de contar con un argumento inverosímil, el hecho de contar con la presencia de Morgan Freeman y la posibilidad de escuchar una banda sonora compuesta por la banda Massive Attack, hacen que el visitando de la película sea cuanto menos entretenido y hasta divertido. Casi una experiencia similar a la de Pink Floyd the Wall, aunque con mucha más estética y mucho menos contenido.