Los internacionales hijos de Angelina Jolie y Brad Pitt están siguiendo, aunque sea de manera inconsciente, los pasos de sus padres. Shiloh apareció, con sólo diez meses, en The Curious Case of Benjamin Button (El curioso caso de Benjamin Button) como hijo de Brad Pitt y Cate Blanchett. Y ahora le ha tocado el turno a Vivienne Jolie-Pitt, que encarnará a la Princesa Aurora en Maleficent, la próxima adaptación del cuento de la Bella durmiente, dirigida por Robert Stromberg. Pero lo interesante de esta noticia es que su madre interpretará a la bruja Maléfica, de modo que asistiremos a un antagonismo cinematográfico entre madre e hija.

La película se está rodando ahora en Inglaterra, y cuenta entre su reparto con Juno Temple, Sam Riley, Sharlto Copley y Miranda Richardson. Angelina Jolie pensó que su hija Vivienne era perfecta para encarnar a la bella durmiente, y convenció a los productores para que incluyeran a su hija en el reparto como la silenciosa víctima de los influjos de la bruja Maléfica. Y fuentes que han declarado al diario The Sun afirman que el resto de los hijos de la pareja solicitan a sus padres participar en el film.

Maleficent es una reinvención del clásico cuento de La bella durmiente, cuyas dos versiones más célebres son las de Charles Perrault y los hermanos Grimm. Normalmente, en los cuentos de hadas existe un narrador omnisciente que se ubica del lado bello del mundo fantástico, junto a los príncipes y princesas, mientras que mantiene una distancia segura de la idea del mal. Pero Maleficent quiere invertir esta situación y focalizar la historia en la bruja maléfica, de modo que asistimos a su punto de vista sobre los acontecimientos.

El propósito de esta estructura narrativa es una comprensión de su comportamiento, por lo que se accede a una relativización de la idea del mal: ahora, el mal no es absoluto, como en las versiones clásicas, donde un personaje encarnaba tal concepto desde el nacimiento y no evolucionaba. Esta nueva perspectiva aboga por la idea del mal como un constructo social, porque el metraje se centra en la conversión de tal mujer en la bruja maléfica y en las condiciones que le han llevado a su conducta actual. Es una inserción de realismo psicológico en el cuento, para explicar la formación de la conducta demasiado malvada que desarrollan sus personajes. Así, asistiremos a una interesante deconstrucción del género, pues normalmente el cuento de hadas funciona con arquetipos y rechaza la psicología.

Este arquetipo de la bruja es, en el fondo, una proyección de los fantasmas masculinos de las épocas de elaboración del cuento (el romanticismo alemán, de donde sale la versión de los hermanos Grimm, está plagado de estas mujeres fatales), que adscribían tales rasgos de maldad a aquellas mujeres autónomas que no se sometían con facilidadm al hombre. Y la bella durmiente es, precisamente, el contrapunto a la independencia femenina: es la sumisión absoluta de la mujer a los deseos del hombre, metaforizada a través de la** pasividad que proporciona el sueño eterno**. De ahí que el príncipe luche por la bella durmiente: el hombre opta por el arquetipo pasivo de la feminidad. Y además de durmiente, es bella, porque satisface los cánones de belleza del patriarcado de la época.

Como señalaba el filósofo Slavoj Zizek, parafraseando al psicoanalista Jacques Lacan: "para el hombre, la mejor mujer es la mujer muerta". Quizá es una afirmación radical, pero tiene algo de real si la contrastamos con algunas manifestaciones culturales pretétitas como este cuento de hadas, en el que el príncipe desea a la mujer dormida, que en el fondo, es la mujer paralizada, sin papel social, la mujer muerta. Y el cuento termina, precisamente, en su despertar, así que no sabemos si la relación podrá sobrevivir a la inserción de la mujer en la actividad y a su toma de poder.

En la construcción de la estética del mal, el film conserva paralelismos con la adaptación de Disney realizada en 1959 por Clyde Geronimi, como el tocado con cuernos de Maléfica, probablemente porque ya está muy arraigado culturalmente y es fácil identificar a Maléfica con tal vestimenta. La fecha de estreno se ha fijado para el 14 de marzo de 2014.

Fotos: Collider