Tras su monumental fracaso con The Last Airbender, M. Night Shyamalan no desiste y vuelve a la carga. Y esta vez no está sólo. Con tantos admiradores como detractores se preveía necesaria alguna estrategia para conseguir atraer al público a la sala de cine, por lo que si por un lado cuenta con un reclamo infalible para la taquilla como Will Smith, también cuneta con su hijo, Jaden Smith. No sería la primera vez que padre e hijo trabajan juntos, pues ya lo habían hecho en The Pursuit of Happyness, aquel drama dirigido por Gabriele Muccino. Todavía más, si prestamos atención a la sinopsis oficial de la película nos daremos cuenta de que lo más probable es que papá Smith funcione más como reclamo pues todo el protagonismo recaería sobre Smith junior en After Earth, conocida anteriormente como One Thousend A.E.

Mil años después de eventos catastróficos que han forzado a la humanidad a abandonar la tierra, Nova Prime se ha convertido en su nuevo hogar. Cumpliendo con su deber, el legendario general Cypher Raige regresa de un largo viaje para encontrarse con su familia, preparado para ejercer de padre de su hijo de 13 años, Kitai. Cuando un asteroide provoca daños en la nave de Cypher y Kitai, se ven obligados a un aterrizaje forzoso en ahora una desconocida y peligrosa Tierra. Con su padre moribundo en la cabina, Kaitai debe aventurarse a través de un terreno hostil para recuperar su baliza de rescate. Toda su vida Kaitai no ha querido ser otra cosa que un soldado como su padre. Hoy tiene su oportunidad.

Si por un lado parece ser que la modestia es uno de los rasgos de los que carece el director de The Sixth Sense, por otro puede servir para avisarnos de lo que nos podemos esperar con este proyecto para el que rueda por primera vez con cámaras digitales. Jurassic Park y The Tree of Life son las películas con las que Shyamalan compara su película. Me pregunto si entrará en la sección oficial de Cannes, pero lo cierto es que, desde ya, no apuesto gran cosa por la película porque si la de Steven Spielberg no consiguió entusiasmarme tanto como el cine de su primera etapa, la de Terrence Malick me resultó insoportablemente pretenciosa. En cualquier caso el rodaje sigue adelante en lugares espectaculares como Weott, en el extremo norte de California, reconocible por sus majestuosos bosques de secoyas. Un lugar que les resultará familiar pues ya ha servido de localización para películas como The Return of the Jedi, Outbreak o The Lost World: Jurassic Park.

Shyamalan

Y ya os podéis ir acostumbrando al careto de Jaden porque parece que tendremos hijo de Will Smith para rato. Sony ya se está frotando las manos con la posibilidad de hacerse con los derechos cinematográficos de Boy Nobody, otra saga adolescente nacida de la pluma de Allen Zadoff, que la compañía planea desarrollar como vehículo para la carrera de Jaden Smith, no tanto por sus capacidades artísticas, sino más bien por lo bien que funciona en taquilla. Como en el horizonte cinematográfico (y casi literario) de Hollywood ya no queda sitio para la originalidad, que sepáis que nos encontramos ante una especie de The Bourne Identity adolescente. El caso es que el libro todavía no se ha publicado, pero como la maquinaria de promoción ya está funcionando a pleno rendimiento, todo parece indicar que será un nuevo fenómeno literario de ventas. Pero antes de que todo esto se materialice, de aquí en poco más de un año, el 7 de junio de 2013, le veremos en After Earth. Al menos aquellos que todavía tengan esperanzas por una película de M. Night Shyamalan, o los que quieran volver a ver a papá y su nene juntos en pantalla.

Jaden Smith