Lejos quedan aquellos tiempos en los que ante su primer éxito internacional, cualquier director de cine no anglosajón hacía las maletas para instalarse en Hollywood y reiniciar su carrera, como aquel que dice. Milos Forman, Paul Verhoeven o Roland Emmerich son algunos de los cineastas que no sólo no han vuelto a desarrollar proyectos cinematográficos en sus países de origen, sino que tampoco han vuelto a rodar en sus lenguas maternas. Es posible que el éxito en los últimos años de cineastas como Niels Arden Oplev, Thomas Vinterberg, Susane Bier, Daniel alfredson, Jalmari Helander o Tomas Alfredson, le hallan provocado algo de morriña a Lasse Hallström, quien tras estrenar su última película, Salmon Fishing in the Yemen, ha decidido volver a Suecia para rodar Hypnotisören (The Hypnotist).

Hypnotisören (The Hypnotist)

La etapa estadounidense del que fuera director de algunos de los videoclips de ABBA se produjo como consecuencia del éxito de su quinta película, Mitt liv som hund (Mi vida como un perro), que si bien no estuvo nominada en la categoría de mejor película en lengua extranjera, sí proporcionó dos nominaciones al propio Hallström, una por la adaptación del guión y otra por la dirección de la película. Un lustro después estrenaba Once Around, para alcanzar su primer gran éxito con What's Eating Gilbert Grape y el espaldarazo definitivo con The Cider House Rules. A partir de aquí iría completando una filmografía que si bien contaría con títulos interesantes y nunca dejaría de lado sus señas de identidad, acabaría parcialmente arrastrado por la maquinaria estadounidense en filmes comerciales en la línea de An Unfinished Life, The Hoax, Hachiko: A Dog's Story o Dear John. ¿Habrá decidido volver a sus orígenes para recuperar sus fuerzas y plantarle cara a Hollywood?

Hypnötisoren

La verdad es que después de echar un vistazo al tráiler de la película, que tiene previsto estrenarse en septiembre, no sólo parece un renacer, sino una renovación, pues acostumbrados a sus dramas familiares, sin perder sus señas, parece que se vuelve algo más oscuro y violento de lo habitual. Basada en una novela de Lars Kepler, la historia comienza cuando una noche de diciembre, el psiquiatra Erik Maria Bark es despertado por una llamada telefónica desde un hospital de Estocolmo. El inspector Joona Linna demanda su ayuda inmediata para tratar a un paciente inconsciente que sufre un trauma agudo. El detective espera que Erik sea capaz de comunicarse con el paciente a través de hipnosis, haciendo posible un interrogatorio con el que esperan saber quien es el responsable del brutal asesinato de sus padres y su hermana pequeña, para poder atraparlo y salvar a su hermana mayor antes de que sea demasiado tarde.

Pero hace diez años que Erik no practica la hipnosis, y ha prometido no volver a hacerlo jamás, a lo que contribuyen dolorosos recuerdos que vuelven a su mente. Una vez es persuadido, Erik acabará arrastrado por los acontecimientos, e involucrado más de lo que hubiera deseado. Hypnotisören (The Hypnotist) está protagonizada por Mikael Persbrandt, que todos recordarán de Hævnen (In a Better World), y por la divina y enigmática Lena Olin, que fuera musa de Ingmar Bergman antes de cautivarnos con The Unbearable Lightness of Being, y que ya trabajara con Hallström en Chocolat y Casanova. El estreno de la película está fijado para septiembre.