El escepticismo siempre acoge a las últimas películas ganadoras de festivales de cine internacionales, lo que afirma la imposiblidad de determinar el valor artístico de una propuesta cinematográfica en el panorama contemporáneo, con todos sus caminos y derroteros. Es lo que le ha ocurrido a la noruega The Almost Man, ganadora del Globo de Cristal en la edición número 47 del festival internacional de cine de Karlovy Vary. Se trata de una obra que aborda la imposible adaptación de un hombre a la madurez y a las responsabilidades de la paternidad. Además, el actor protagonista también se ha hecho con el premio al mejor actor, ex aequo con el polaco Eryk Lubos. Los críticos afirman que la obra era demasiado conservadora para el acostumbrado palmarés del festival, que suele premiar a obras más extremas y periféricas del mapa fílmico, y que en 2010 premió a la española La mosquitera, de Agustí Vila.

El Globo al mejor director ha recaído sobre el canadiense Rafaël Ouellet, y el premio a la mejor actriz fue a parar a manos de la iraní Leila Hatami por su papel en The last Step, dirigida por su marido. Es célebre por su reciente actuación en Nader y sirin, a separation (Una separación), de Asghar Farhadi. De todos modos, la gran estrella del festival fue Susan Sarandon, que recibió un premio en reconocimiento por toda su trayectoria cinematográfica y presentaba la última película que protagoniza, Jeff who lives at home. Y entre su discurso, se colaron unas palabras en memoria a su gran amiga Nora Ephron, la célebre directora de comedias románticas recién fallecida. Además, señaló su preferencia por la intimidad del festival de Karlovy Vary ante la fastuosidad de Cannes:

Es muy acogedor este festival y ya no me gusta ir a Cannes, es como estar en un parque de diversiones donde soy uno de los entretenimientos.

Hay, además, una cinta española premiada. Se trata de Una historia para los Mondlin, ganadora del Globo de cristal al mejor cortometraje documental. Dirigida por el documentalista brasileño Sergio Oksman, narra la reconstrucción de una vida a través de retazos de recuerdos, especialmente de fotografías. Y en la recepción del premio lanzó una frase en checo, máma mele maso, que en su traducción equivale al mítico mi mama de mima.

Eso sí, uno de los grandes descubrimientos ha sido un documental experiental What is this film Called Love, de Mark Coussins. Se trata de estampas de la ciudad de México, que visitó recientemente, junto con imágenes de cine y reflexiones sobre Eisenstein (que visitó la ciudad huyendo de la censura stalinista) y sobre el cinematógrafo en general, preguntándose sobre la necesidad del ser humano de narrar y recibir narraciones. Y todo ello con música de PJ Harvey. Toda una muestra de las posibilidades de un reducido presupuesto para crear obras cinematográficas. Esto es siempre una buena noticia.

Presentar película en Karlovy Vary es conciliar trabajo y ocio, porque el festival se emplaza en el balneario más importantes de la República Checa. Y aunque este festival sea poco conocido, es uno de los pertenecientes al circuito de festivales de categoría A acreditados por la FIAPF (Federación Internacional de Asociaciones de Productores de Films). Además, es uno de los más antiguos del mundo, fundado inmediatamente tras la Segunda Guerra Mundial, en 1946, aunque durante toda la Guerra Fría fue marginado por el Festival Internacional de cine de Moscú. Tras la caída del telón de acero, recuperó su prestigio y se ha convertido en el festival más importante de Europa central y oriental. Aunque muchos se quejan de que en los últimos años, la decadencia ha inundado todo, y se trata de recuperar su dinamismo a través de la aceptación de películas de Hollywood: si hay estrellas, hay público y hay resonancia internacional. Es algo que también le ocurre a Cannes, pues este año estaban presentes Lawless o On the road. De todos modos, el palmarés siempre está blindado a estas películas: se aceptan en la selección oficial como reclamo pero se evita su acceso a los premios. Es la dialéctiva que afecta a todo festival en la actualidad.

Fotos: Página Oficial del Festival de Karlovy Vary