A Spike Lee se le acumula el trabajo, pero en esta ocasión por decisión propia: no hay encargos forzados a la vista. En agosto se estrenará su próxima película de ficción, Red Hook Summer, en la que parece regresar a su universo de Brooklyn que tan bien reflejó en Do the right Thing. Y acaba de anunciarse que está realizando un documental sobre la figura de Michael Jackson, que ya se encuentra en fase de post-producción y que es financiado por Sony y Estate of Michael Jackson. El metraje se centra en el disco Bad (1987) y en la gira mundial de casi dos años que le sucedió, y su excusa es la conmemoración del 25 aniversario de su publicación. Ya disponemos del primer clip sobre el documental:

El objetivo del documental es desvelar la verdadera historia del disco, y está tejido a través de entrevistas de gente cercana a Michael Jackson y de material de archivo, mucho de él inédito, pues Spike Lee ha tenido acceso a los archivos de la fundación del artista. Así, podremos disfrutar de canciones que no llegaron a incluirse en el album (de los 40 demos sólo se publicaron 11) y de imágenes grabadas por el propio Michael Jackson rodadas en camerinos. Y las entrevistas no podían contar con mejor plantilla: por la pantalla aparecerán los testimonios de Kanye West, Mariah Carey, Cee Lo Green, Sheryl Crow (corista de la gira) o Martin Scorsese, quien precisamente se encargó de la realización del videoclip de la canción que da nombre al disco, revolucionando así este naciente género:

Spike Lee ha esperado el tiempo preciso para realizar este proyecto: su materialización inmediatamente tras la muerte del cantante habría sido denominada oportunismo, y años más tardes se habrá perdido la onda expansiva de la muerte del cantante. Pero el motivo de su puesta en escena es más profundo: Spike Lee fue un gran amigo de Michael Jackson, e incluso dirigió, tras la muerte del cantante, un videoclip de la canción This is it mediante el montaje de imágenes de archivo de conciertos en homenaje a su figura. Esperemos que su implicación personal y su conocimiento de primera mano del artista permitan la construcción de una obra personal y sincera, aunque eso es lo que parece anunciar las palabras de Spikee en la nota de prensa que dio Sony para anunciar el proyecto:

Soy algo más que un admirador de Michael Jackson (...). He tenido la suerte de conocerle personalmente y trabajar con él, y me preocupo de su legado. En el proyecto BAD tengo la posibilidad de reflejar la importancia enorme del álbum, las historias que rodearon su elaboración, los filmes cortos y la gira, de la que nunca se había editado nada hasta hoy.

Todavía no hay fecha de estreno oficial, pero se prevé para este año, ya que el 31 de agosto se conmemoran las bodas de plata del disco, y coincidirá con la publicación de una edición especial del disco, Bad 25. Interesante será ver cómo toma la figura del cantante: como un mito que permitió, en los ochenta, la reinvención del imaginario sobre la minoría negra, o de forma realista.

Bad, el séptimo disco del artista, es una de sus obras fundamentales. Fue publicado en 1987, tras cinco años de silencio desde el éxito de Thriller, y todos los focos estaban encendidos sobre él. Y no defraudó: con toques levemente experimentales, fusionando atisbos de dance con R&B y hard rock. Vendió más de 45 millones de copias en todo el mundo (cifras irrepetibles en esta era de internet) y situó 5 canciones distintas ("I Just Can't Stop Loving You", "Bad", "The Way You Make Me Feel", "Man in the Mirror" y "Dirty Diana") en el número 1 del Billboard Hot 100, un récord no superado hasta ahora. Es, quizá, un paso de Michael Jackson hacia la madurez musical y la confirmación de que tras el cantante que mueve masas, hay un artista.

Fotos: Revista Quantum