Cómo son las noticias por internet, es aparecer el primer rumor o un pequeño desliz de información y rápidamente corre como la pólvora por la web y por el mundo. Eso es lo que le ha pasado a Peter Jackson sobre unas declaraciones realizadas sobre su próxima cinta, The Hobbit: An Unexpected Journey, de la que ya están comenzando su promoción aunque no llegue a las salas hasta el 14 de diciembre. En esta entrevista afirmaba que habían rodado bastante más material del que íbamos a poder ver en el cine en las dos películas, supuestamente esperando sacar una edición extendida en formato doméstico como sucedió con la trilogía de The Lord of the Rings. Pero parece ser que tanto él como la productora verían con buenos ojos rodar un poco más de material y sacar una tercera entrega de la historia.

Peter Jackson

Aunque la Warner lo ha negado categóricamente, alegando que la idea inicial de la adaptación era crear dos obras y no tres, parece que hay razones suficientes como para no desestimar la idea. Por una parte los costes de la producción de las dos cintas ha sido demasiado alto (se habla de unos 500 millones de dólares), y por un poco más podrían tener otra película que arrasara en taquilla y llenara las arcas. Por otra parte ha sido el propio director el que comenzó los rumores, afirmando que contaban con los derechos de 125 páginas de apuntes que el propio Tolkien escribió tras concluir Return of the King, de donde sacarían el material suficiente para complementar lo que tienen ya rodado y así conseguir un nuevo largometraje.

Estoy seguro de que la pregunta que os estaréis haciendo será: ¿y de qué tratará esta tercera entrega? Si las dos que ya están hechas suponen la adaptación del libro, parece que la tercera se queda un poco en el limbo, aunque se ha comentado que serviría como puente entre ellas dos y The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring. Por supuesto, su estreno también estaría previsto para diciembre aunque tendríamos que esperar hasta 2014 para verla, pero la posibilidad está ahí y creo que tienen más razones a favor que en contra para hacerla, puesto que nadie vería con malos ojos una nueva adaptación siempre y cuando fuese Jackson el que la dirigiera y se basara en material real de Tolkien. Veremos en qué acaba todo.