Adorado por tantos como le odian, el director, guionista y productor Luc Besson podría perfectamente presidir ese grupo de cineastas europeos que hubieran querido ser estadounidenses. Si Roland Emmerich debe ser el único oponente en tal cargo, lo cierto es que los logros del galo son más interesantes porque, al contrario que el alemán, que ya hace cine en Hollywood, Besson sigue produciendo sus películas en suelo francés. Relativity Media y EuropaCorp anunciaban a bombo y platillo su colaboración en la próxima película del cineasta galo, Malavita, en lo que parece su retorno a los parámetros mafiosos de León.

Robert De Niro

Para llamar la atención del público internacional, aparte de rodar en inglés, Luc Besson suele recurrir a la exportación de estrellas de Hollywood, pero en sus horas bajas. Una estrategia que le funcionó muy bien con Gary Oldman en Léon, que no conseguía encontrar su lugar en el cine americano y todavía no lo ha conseguido hoy en día; Bruce Willis en The Fifth Element, que consideraba había dado su Do de pecho en Pulp Fiction y no consiguió convencer que podría hacer un tipo de cine diferente con Twelve Monkeys; por no hablar de la colección que ha desfilado por las películas que ha producido. Es posible que Robert de Niro haya sabido encontrar su lugar en el panorama cinematográfico contemporáneo, muy diferente a aquellos años que protagonizaba las películas de Martin Scorsese, pero claramente no goza del estatus de estrella en estos momentos. Él es el protagonista de la película junto a quien se incorporan ahora nombres como Michelle Pfeiffer y Tommy Lee Jones, que tampoco es que actualmente estén en su mejor momento. En agosto está previsto que juntos comiencen el rodaje de Malavita, con un guión adaptado por el propio Luc Besson, en colaboración de Michael Caleo, de la novela Badfellas, escrita por Tonino Benacquista.

Michelle Pfeiffer

¿Verdad que no hace mucha falta buscar los motivos que le llevaba requerir al que fuera protagonista de Taxi Driver y Ranging Bull? De hecho, pareciera que estuviéramos ante una especie de continuación de Goodfellas pues se centra en la familia Manzonis, unos notorios mafiosos que son rebuscados en Normandía a través de un sistema de protección de testigos. Cuando ellos hacen todo lo posible por encajar en su nuevo entorno, cuesta mucho erradicar los viejos hábitos, volviendo a hacer las cosas a la manera de "la familia". Si la cosa también les suena a The Sopranos, no están mal encaminados porque Michael Caleo ya colaborara en la popular serie de televisión escribiendo el guión de uno de sus episodios. ¿Estaremos ante un nuevo de los característicos pastiches de Besson, o ante un divertida película con violencia gratuita? Hagan sus apuestas, yo creo que ya he dejado clara la mía.

Tommy Lee Jones