Si había calor, la temperatura está subiendo por momentos porque si había varios proyectos alrededor de WikiLeaks y su fundador, Julian Assange, está claro que en el momento en que un actor tan en alza como Jeremy Renner manifiesta su interés en interpretar a su protagonista, el proyecto de DreamWorks, todavía sin título, se pone en primera línea sobre otros proyectos de HBO y BBC, que también están en período de gestación. La cosa no termina ahí porque la productora está negociando que dirija la película Bill Condon, que si quizás sea conocido actualmente por su aportación a la saga Crepúsculo, asumiendo la dirección de The Twilight Saga: Breaking Dawn - Part 1 y The Twilight Saga: Breaking Down - Part 2 (¿porqué les ponen estos títulos tan absurdos?), ya fuera responsable de otros filmes basados en personajes reales como la estupenda Gods and Monsters, la interesante Kinsey, o la menos afortunada Dreamgirls.

¿Que estará pasando en Suecia que está tan de moda últimamente? Como todos sabrán a estas alturas, corría el año 2006 cuando Julian Assange lanzó WikiLeaks convirtiéndose en el grano en el culo de muchos gobiernos a través de la filtración de embarazosos (y secretos) cables diplomáticos (que todos estamos encantados de conocer). Perseguido por la "justicia" estadounidense, que pretende juzgarle por filtrar documentación clasificada, él mismo ha tenido que lidiar contra acusaciones de agresión sexual a dos mujeres en Suecia, motivo por el que ha pedido asilo a la embajada de Ecuador en el Reino Unido, evitando tener que regresar a su país. Quedan muchos capítulos para que esta historia concluya, pero el asunto y, sobre todo, el individuo, son lo suficientemente interesantes como para generar piezas literarias como WikiLeaks: Inside Julian Assange's War on Secrecy, escrito por David Leigh y Luke Harding, o Inside WikiLeaks: My Time with Julian Assange at the World's Most Dangerous Website, responsabilidad de Daniel Domscheit-Berg, que son los libros en los que se basa el proyecto de DreamWorks.

Jeremy Renner

Un proyecto que todavía está también algo lejos de materializarse. Por un lado porque se rumorea que aunque la productora quiera seguir adelante con él, podría pasar a financiarse de manera independiente, y por otro porque tanto Jeremy Renner como Bill Condon están actualmente bastante ocupados. Si el estreno de The Bourne Legacy es prácticamente inminente, Renner está citado para incorporarse al rodaje de la próxima película de David O. Russell, todavía sin título, así como Condon todavía se encuentra en la fase de posproducción de The Twilight Saga: Breaking Down - Part 2. Pero ¿quien no querría que este proyecto saliera adelante? Yo, desde luego, incluso estoy a favor de que acabe siendo una película independiente, sobre todo porque tratándose de un material tan delicado, tendríamos más posibilidades de que se acercara a toda la verdad que se esconde detrás. Puede que la película no tuviera tanta acción como en otras películas de Renner, pero seguro sería un thriller en toda regla, que además le daría la oportunidad de ofrecer una interpretación diferente a las que nos tiene acostumbrados.