La madrugada del lunes 30 de julio un terremoto de 5,6 grados en la escala de Richter se dejó sentir en varias localidades costeras de mi región. Un anticipo de lo que podremos ver en las pantallas dentro de unos meses, ya sabéis que Hollywood va por modas y los terremotos han vuelto con fuerza gracias a dos proyectos: Earthquake y San Andreas 3D. Si ahora están en boga los personajes bíblicos y aún recordamos el verano de las catástrofes espaciales y el de los volcanes, vayámonos preparando para los terremotos y sus réplicas.

El proyecto que más nos interesa es Earthquake ya que será proudcido por J.J. Abrams a través de Bad Robot. La película no es un remake del clásico del mismo título dirigido por Mark Robson y protagonizado por Charlton Heston, Ava Gardner y George Kennedy en 1974.

El cine de catástrofes regresa a la gran pantalla y yo me alegro porque disfruto mucho con este tipo de películas, lo único que espero es que no siga la línea found footage de Cloverfield. Este nuevo proyecto auspiciado por Abrams ya ha encontrado un guionista a la altura de las circunstancias: Dustin Lance Black, un valor emergente responsable de los libretos de Milk y J. Edgar. Black cuenta con unos antecedentes inmejorables, además de escribir es director y productor, tanto de cine como de televisión, trabajó para la HBO en la serie Big Love, creó la ópera 8 y ganó un Oscar por el libreto de Milk. A sus 38 años le queda mucho por hacer pero nada por demostrar.

San Andreas 3D, de New Line Cinema, se encuentra en pleno desarrollo y Carlton Cuse es el hombre responsable del guión de la película. La historia se desarrolla durante el viaje de un hombre desde Los Ángeles a San Francisco para rescatar a su hija, un trayecto que se se transforma en una árdua y peligrosa lucha por la supervivencia debido a un terrible terremoto. El título hace referencia a la falla de San Andrés.