Holyshit. Esta fue la palabra que circuló en todos los mensajes que lanzaron, por twitter, los asistentes al Comic-Con de San Diego tras la presentación de la esperadísima obra de Guillermo del Toro, Pacific Rim. Pero el término Holyshit se desprende de toda connotación negativa de shit: aquí se entiende como lo sublime y lo extremado, un auténtico desbordamiento de expectativas. Tal y como afirmó uno de los asistentes en su Twitter: “I don't think the world is ready for Pacific Rim”.

El film está ambientado en un futuro post-apocalíptico, pero cercano (no en vano, este Apocalipsis económico parecía totalmente ajeno a nuestro presente), en el que se abre el fondo abisal del océano Pacífico y se crea un puente con una realidad paralela. De la grieta submarina emergerán unos monstruos que tratarán de terminar con la vida, y los seres humanos crearán robots para luchar contra ellos.

El argumento de ciencia ficción parece arquetípico, pero la diferencia es el tono que Guillermo del Toro quiere imprimir a la cinta: trata de hacer resucitar las atmósferas del anime clásico, encabezado por series como Astroboy, y acercarlas a un tono más adulto: “Quería hacer algo así como la idea adulta de lo que me atraía de niño”, afirmó en la rueda de prensa posterior a la presentación. Por ello, el film reduce sus escenas de acción y se aproxima más al género de aventuras. Podemos asemejar este proyecto a El laberinto del fauno, aunque aquí partía de la idea inversa: tratar una temática adulta a través de una fantasía generada por los ojos de la niñez. Y es que en Guillermo del Toro siempre obtenemos este halo mítico basado en fusionar infancia y adultez, fantasía y realidad, en una sola capa.

Y como siempre en su filmografía, el detalle se cuida al máximo. Así, una innovación del film será la imposición de un distanciamiento entre seres humanos y monstruos: “No quería que se moviesen como seres humanos”. Se han diseñado seis robots y nueve kaijus tras realizar más de 40 bocetos, y todos ellos cuentan con una organicidad total: su existencia no depende de la semejanza con los seres humanos, son autónomos y únicos, por lo que podemos esperar que esta cinta impulse un avance en el género de la ciencia ficción.

Pacific Rim supone la salida del abismo de Guillermo del Toro, quien se hallaba inmerso en una crisis creativa ante la imposibilidad de dirigir su soñado proyecto: At the Mountains of Madness (En las Montañas de la locura), basado en el relato de Lovecraft del mismo nombre. Iba a ser financiado por James Cameron y protagonizado por Tom Cruise, pero Universal retiró su apoyo y para entonces estaba anunciada Prometheus, que para Del Toro guarda demasiadas semejanzas con su ideal de película. Por todo ello, el proyecto fue retirado, y Del Toro vio paralizada su carrera hasta que Legendary Pictures contactó con él para ofrecerle el proyecto. Ron Perelman, Charlie Hunnam, Idris Elba y Charlie Day están entre el reparto.

Pero toda palabra viene sucedida por el silencio, como afirmaba Derrida en Vivre sa vie, de Jean-Luc Godard: el ser humano vive conjugando el silencio, emparentado con la reflexión, y la palabra, conectada a la actividad. Así, la presentación en el Comic-Con supone una isla en el desarrollo del proyecto, que comenzó su rodaje hace 12 semanas: a partir de ahora se producirá un silencio respecto a las noticias sobre el film. Habrá que esperar al próximo año para recibir novedades y al 12 de julio de 2013 para poder verla en salas.

Fotos: Upcoming movies