El cine basado en adaptaciones de Stephen King siempre ha sido un espléndido filón económico para el cine, tanto si hablamos de producciones independientes o de bajo presupuesto, como de genuinas producciones de Hollywood. Prolífico como pocos, el escritor de Maine es uno de los que más se ha llevado al cine, con la suerte de que la mayoría de sus adaptaciones han gozado del favor del público. Si siempre nos llama la atención cualquier nueva adaptación procedente de su universo creativo, la mayoría nos llevamos las manos a la cabeza cuando nos enteramos que pretendían hacer un remake de Carrie, incluido el propio escritor, por lo que ahora no puedo ni imaginarme lo que pasará ante la idea de que Warner Bros esté dándole vueltas a un proyecto para realizar una precuela de The Shining.

Shelley Duval

Carrie: el remake

Los mayores admiradores de la inolvidable película protagonizada por Sissy Spacek y dirigida por Brian De Palma en el año 1976, tomaron un poco de aire y se lo pensaron una segunda vez cuando se enteraron de que la nueva versión sería dirigido por Kimberly Peirce y protagonizado por Chloë Grace Moretz, a cuyo rodaje se incorporaba también Julianne Moore interpretando el personaje que antaño hiciera maravillosamente Piper Lauire. El problema no es tanto que vuelvan a hacer la misma película, sino quién está detrás del proyecto y si realmente tiene algo que aportar.

En el caso de la que fuera directora de Boy's Dont Cry, parece que está en posición de aportar una visión completamente diferente de la historia del patito que se convierte en cisne por una noche que acaba como el rosario de la aurora. En realidad casi sucedía lo mismo con aquel interesantísimo personaje por el que Hilary Swank ganaba un Oscar de la academia, que siendo una persona totalmente incomprendida en su entorno, por motivos muy diferentes, consigue vivir su gran noche de amor, para comenzar a partir de ese momento una auténtica pesadilla, con baño de sangre incluido. Al menos un servidor, no tendrá ningún conflicto en echar un vistazo a lo que surja de esta revisión de Carrie, sobre todo después de las alabanzas que compañeros de reparto, como Judy Greer, profesan hacia su protagonista de la que confiesa le ha hecho llorar en el set de rodaje debido a una interpretación increíblemente emotiva de Carrie White. La actriz de Californication también se ha referido a la secuencia del baile destacando su extraña belleza. "Una secuencia espeluznante, pero extrañamente hermosa".

The Shining: la precuela

¿Pero qué pasa con The Shining? Por el momento poca cosa, tan sólo están intentando juntar ideas, para lo que han solicitado la colaboración del guionista y productor Laeta Kalogridis y sus socios Bradley Fischer y James Vanderbilt para elaborar una línea de partida. De entrada no parece muy buena idea, pues aunque iniciara su carrera con mucho acierto colaborando en el guión de Nochnoy dozor (Guardianes de la noche), no ha podido mantener el mismo nivel creativo, desarrollando una carrera llena de oscuridad, pero con altibajos en los que nos encontramos con película defendidas y denostadas al mismo nivel, como fueron Alexander, Pathfinder o Shutter Island, además de estar detrás de Avatar, en la que finalmente tan sólo figura como productor ejecutivo, pero a la que aportó algunas ideas en la gestación del guión (quizás debería decir señalando dónde copiar).

Danny Lloyd en The Shining

No creo que la precuela se centre en la familia Torrance, sino en el Hotel Overlok, y su larga colección de fantasmas. ¿Nos contarían como Delbert Grady (Philip Stone) se volvió loco de la misma manera que años después lo haría Jack Torrance? ¿Se centrarán en es fiesta de Nochevieja que terminó siendo tan sangrienta como delirante? ¿O quizás en el origen de la inquilina de la habitación 237? Cualquiera de estas historias no tiene interés realmente para un servidor que leyó la novela hace ya muchos años, por lo que es conocedor de la distancia que Stanley Kubrick interpuso entre su adaptación y la novela de Stephen King. Porque todos estos fantasmas que en la película son propios del Hotel Overlook, en la novela eran los del propio Jack Torrance, que venían a torturarle ahora que se encontraba en este punto psicológico tan inestable. Igualmente, si tenemos en cuenta el título de la obra, The Shining, no hace referencia ni al Hotel ni a sus pobladores, sino al peculiar talento que comparten Danny Torrance (Danny Lloyd) y Dick Halloran (Scathman Crothers), aunque claro, a Warner Bros le debe traer sin cuidado.

Doctor Sleep: la secuela

Tampoco vamos a rasgarnos las vestiduras porque lo cierto es que el propio Stephen King está actualmetne trabajando en una secuela de su novela. Aunque esto sería una cuestión muy diferente, porque si Warner Bros está en posesión de los derechos de adaptación de su novela de 1977, él es autor legítimo y tiene todo el derecho a hacer con su obra lo que le de la gana. En este caso sería una historia que se centraría, precisamente, en Dan Torrance, quien años después de su terrorífica experiencia en el Hotel Overlook se instala en New Hampshire, donde utiliza su resplandor para proporcionar consuelo a personas a punto de fallecer, lo que hará que sea conocido con el sobrenombre de Doctor Sleep. Puestos a elegir, ¿qué preferís una adaptación cinematográfica en forma de secuela según la define Stephen King o una precuela que con toda probabilidad no tendría nada que ver con él?

Stephen King