Desde siempre me ha gustado Gary Oldman, uno de los mejores actores en activo, capaz de seducir y aterrorizar con una simple mirada. Este británico es un todoterreno imparable que lleva toda la vida dando lo mejor de si mismo,  con una dedicación y profesionalidad admirables. Oldman ha participado en numerosas películas interpretando personajes de todo tipo, por ello y por su asombroso talento, se le considera uno de los grandes. Un actor admirado e imitado que a sus 54 años sigue atrayendo la atención de los focos y los cinéfilos. 

Recientemente, este multipremiado actor, ha grabado un vídeo humoristico para el programa Jimmy Kimmel Live. No es la primera vez que este programa nocturno sorprende con sus vídeos parodia como el famoso I'm Fucking Ben Affleck o The Handsome Men's Club. La fusión de Oldman y Kimmel ha dado como resultado Actors Against Acting Athletes with Gary Oldman. El veterano actor arremete contra los deportistas, especialmente los jugadores de baloncesto, que se atreven a “actuar” en la gran pantalla. 
 

Lo cierto es que son muchos los actores que han dado vida a atletas profesionales, así que es bastante lógico que las estrellas del deporte den el salto a la gran pantalla. Para las productoras y los estudios es pura matemática, los deportistas arrastran a sus fans a las salas de cine, proporcionando buenos números a películas, que a priori, estaban destinadas a ser fracasos de taquilla.

Dentro del mundo de deporte son los jugadores de la NBA los que más veces, con mayor o menor fortuna, se han pasado al celuloide; y es que estos deportistas son más fáciles de comercializar ya que sus rostros son más conocidos a nivel mundial y su carisma arrastra a muchas personas al cine. Sin embargo hay que tener claro que son muy pocos los que han demostrado tener un talento real, la mayoría de ellos no saben actuar. Veamos algunos ejemplos:

Kareem Abdul-Jabbar

Apareción en Game of Death junto a Bruce Lee y en Airplane!, también apareció en varias series de televisión como  Diff'rent Strokes, Full House, o Scrubs. Jabbar era un jugador carismático y eso hizo que los estudios se fijaran en él. Sin duda nadie puede olvidar la escena de Airplane! En la que un niño le reconoce como jugador de la NBA mientras él insiste en el que es el co-piloto del avión.

Shaquille O'Neal

Ademas de actuar canta, a estas alturas ha publicado cinco álbumes de rap. Debutó en la gran pantalla en 1993 con CB4, luego lo vimos en películas como Kazaam (1996), He Got Game (1998), The Wash (2001) o Scary Movie 4 (2006). Hay que recordar que en 1994 participó en Blue Chips de William Friedkin, O'Neal estuvo nominado al Razzie la peor nueva estrella, en ese drama sobre chanchullos deportivos también aparecía  Anfernee 'Penny' Hardaway jugador de los Orlando Magic en aquellos días. Consiguió otra nominación al Razzie al peor actor por su trabajo en Steel (1997). Admitamos que cuanto menos salga en una película mejor para él, y para la carrera comercial de la película.

Dennis Rodman

El niño malo del baloncesto, un jugador que no dejaba indiferente a nadie, ni dentro ni fuera de la cancha; el salto a la gran pantalla era inevitable. Debutó junto a Jean Claude Van Damme en Double Team (1997). Su carrera, si es que se puede llamar así, ha sido bastante desastrosa. Rodman es más conocido por sus extravagancias y sus salidas de tono en público que por sus trabajos cinematográficos. ¿Alguien recuerda The Comebacks o Simon Sez? Pues eso.


Hay muchos más como Michael Jordan o Ray Allen o Rick Fox. Claro que ninguno de ellos ha destacado como intérprete, menos mal que siempre les quedará el baloncesto, y a nosotros siempre nos quedará Gary Oldman.

Foto: La Guarida del Sith