Las complicaciones en torno a World War Z parecen no tener fin. La esperadísima adaptación de la novela homónima de Max Brooks no para de sufrir complicaciones. Ya sabíamos que el borrador escrito por Straczynski fue reescrito, en 2009, por Matthew Michael Carnahan (Lions for Lambs), también sabíamos que la película que estaba prácticamente terminada tendrá que volver a reunir al equipo para filmar siete semanas a mayores. Siete semanas, en ese tiempo se puede hacer una nueva película. Resulta que la productora no está satisfecha con el tercer y último acto de la película, dicen que es confuso, que no se entiende el mensaje y todos sabemos que si una superproducción como esta no tiene un buen final, un apoteósico y sonado final pues la crítica y los espectadores se sentirán estafados y defraudados; eso por no hablar de los amantes de la novela que pondrán el grito en el cielo.

La adaptación de la novela de Brooks está convirtiéndose en un quebradero de cabeza y la Paramount Pictures, decidida a arreglar semejante desastre, ha encargado a Damon Lindelof re-escribir partes de la película, en especial ese final que no ha dejado a nadie satisfecho. Muy mal tienen que andar las cosas en World War Z si necesitan echar manos del perpetrador del final de Lost. Seamos honestos, Lindelof no tiene muchos amigos en el mundo y la mayoría de los amantes de la ciencia-ficción y la fantasía desprecian el trabajo de este hombre. Por eso resulta un tanto preocupante su fichaje.

La película dirigida por Marc Foster se estrenará durante el 2013 pero todos estos retrasos en la producción podrían retrasar la fecha hasta finales de año. Lindelof tiene por delante la difícil tarea de dar un final digno a una historia tremendamente ambiciosa, World War Z nos muestra un planeta al borde del colapso por culpa de la invasión zombie y según se rumorea el guionista parece que desea introducir más secuencias de acción y zombies en último acto. Recordaros que la sinopsis oficial de la película es la siguiente:

La historia gira en torno a Gerry Lane (Brad Pitt), un empleado de las Naciones Unidas, que recorre el mundo en una carrera contra el tiempo para detener la pandemia zombi que está acabando con los ejércitos y los gobiernos, amenazando con diezmar a la humanidad misma. (Mireille) Enos interpreta a la esposa de Gerry, Karen Lane.

Con un presupuesto de 125 millones de dólares y un reparto de lujo encabezado por Brad Pitt y con nombres tan solventes como Mireille Enos, Matthew Fox, James Badge Dale o David Morse; World War Z prometía ser una de las películas más espectaculares del próximo año. ¿Lo logrará?