Irreconocible. Sólo por descarte soy capaz de identificar a Emma Watson en alguna de las imágenes publicadas del rodaje de The Bling Ring. No es que la actriz haya abordado un cambio de imagen espectacular, simplemente es que después de haberla visto tantos años caracterizada como Hermione Granger, resulta algo difícil identificarla como toda una fashion victim capaz de entrar a robar a las casas de sus propios ídolos con tal de lucir sus modelitos. Estoy hablando del proyecto que rueda actualmente Sofia Copppola y que está basado en hechos reales, acontecidos entre octubre de 2008 y agosto de 2009. Unos meses en los que celebrities como Paris Hilton, Orlando Bloom, Megan Fox, Rachel Bilson o Lindasy Lohan fueron víctimas de estos adolescentes que entraban a robar en sus casas para lucir como ellos. Una pandilla que llegó a hacerse con un fabuloso botín cuyo valor ascendía a unos tres millones de dólares.

En la imagen aparecen también otros miembros de este joven reparto que cuenta con una buena colección de jóvenes promesas como Taissa Famiga, Israel Broussard, Katie Chang y Claire Julien. ¿Que no sabes quienes son? No te preocupes, yo casi que tampoco, pero en un momento os cuento todo lo que he averiguado sobre todos y cada uno de ellos:

  • Taissa Farmiga: si ya has caído rendido ante la serie de televisión American Horror Story, sin duda estarás familiarizado con la imagen de esta joven actriz de 18 añitos. Actualmente, además de haber rodado para Sofia Copppola, también ha participado en el rodaje de Jamesy Boy, junto a James Woods, Mary-Louise Parker y Ving Rhames. Anteriormente tan sólo había participado en un largometraje: Higher Ground, dirigida por Vera Farmiga. Si relacionan los apeyidos se darán cuenta enseguida del parentesco entre las dos actrices y si, desde luego, corre por sus venas la misma capacidad artística que corre por las de su hermana mayor, estamos ante el nacimiento de toda una nueva saga familiar.

  • Israel Broussard: único miembro masculino perdido entre este rebaño de víctimas de la moda y la popularidad, este joven actor de Mississippi fue descubierto en 2006 por un cazatalentos de Hollywood mientras interpretaba una obra de teatro. Firmó con una agencia y desde entonces ha participado en un par de series de televisión y en dos proyectos cinematográficos dirigidos al público infantil: Flipped, dirigido por Rob Reiner, y The Chaperone, dirigido por Stephen Herek. Su trabajo en la película de Sofia Coppola será, con toda probabilidad, su puesta de largo en el cine para adultos.

  • Katie Chang: aparte de resaltar su exuberante belleza, poco más puedo decir de esta joven actriz que, tras participar en un cortometraje, debuta en el cine con The Bling Ring.

  • Claire Alys Julien: tampoco es conocida en absoluto la hija del cinematógrafo Wally Pfister, ganador del Oscar a la mejor fotografía por Inception, que ha participado además en todos los demás proyectos de Christopher Nolen, incluido The Dark Knight Rises. Puede que haya sido por influencia de papá, pero el caso es que antes de rodar junto a esta colección de jóvenes actores y actrices, Claire Julien ha tenido la oportunidad de debutar en la interpretación en la que será la última entrega del hombre murciélago protagonizada por Christian Bale.

Ya en The Virgins Suicide esta peculiar y fascinante cineasta escogiera una interesante colección de jóvenes promesas, aunque después no todas han podido desarrollar su carrera artística. Pero lo que no se puede negar es que esta hija y hermana de cineastas como Francis Ford Coppola y Mark Romanek, así como prima de actores como Nicolas Cage o Jason Schwartzman, y niña prodigio ella misma que participó de bien joven en proyectos como Frankenweenie, aquel famoso cortometraje de Tim Burton, o películas de su padre como The Outsiders, Rumble Fish, Cotton Club, Peggy Sue Got Married y The Godfather: Part III, está más que dispuesta a apoyar y echar un cable a jóvenes actores y actrices que, como ella, han experimentado el trastorno de vivir el mundo del cine desde dentro y desde bien pequeñas. Bien por elección casual, o por condición familiar.