Estoy seguro de que a muchos de los fans que quieren ver de nuevo en la gran pantalla a Katniss Everdeen y compañía, las diferentes noticias que han aparecido sobre directores que no continuarán en la saga y posibles retrasos no les ha sentado nada bien. Afortunadamente, desde Lionsgate son muy conscientes de que esta franquicia les puede reportar una buena fuente de ingresos y por eso no tienen ninguna intención en alargar la producción de las adaptaciones de los tres libros (que serán en cuatro películas ya que el último, Mockingjay, se dividirá en dos partes).

Así que, ante la negativa de Gary Ross de continuar con la saga, la productora se ha puesto manos a la obra para encontrar uno, o unos, sustitutos de garantías que se hagan cargo de reescribir el guión de Simon Beaufoy y que la dirijan en detrimento de Ross. Y casi sin darnos cuenta Lionsgate ya ha confirmado a los que se harán cargo de ello: Francis Lawrence como director y el gran Michael Arndt como guionista. Personalmente me sorprende muchísimo la confirmación de este último, puesto que estoy seguro de que tendrá numerosos proyectos en cartera después de sus magistrales trabajos como guionista de Little Miss Sunshine y Toy Story 3. Pocas películas pero de gran calidad.

En cuanto a Francis Lawrence, recordemos que se trata del director de Constantine o I Am Legend, por lo que sabrá darle un toque de acción y ritmo adecuado que pueda tener la película. Al menos la secuela ya cuenta con los dos pilares centrales para que la producción eche a andar, aunque no se ha confirmado aún cuánto tardará Arndt en tener listo el libreto para ponerse manos a la obra con el rodaje. Lo peor de todo es que la producción no puede alargarse demasiado puesto que Jennifer Lawrence, protagonista absoluta de la primera película, debe comenzar el rodaje de X-Men: First Class 2 en diciembre de este año, y para entonces ya debe haber concluido el rodaje de Catching Fire o se alargaría demasiado.

Es probable que para entonces todo esté solucionado, puesto que los principales problemas que estaba viviendo la producción era encontrar un guionista y un director que pudieran sacar el proyecto a flote después de la incertidumbre en la que se encontraba. Parece que todos esos problemas han quedado atrás y que pronto conoceremos más detalles del rodaje, aunque todavía queda bastante hasta que podamos verla en las salas: el 22 de noviembre de 2013.