Ayer se estrenó la película francesa más bizarra del festival. Se trata de la nueva obra es Leos Carax, un director que invierte años en cada película, y que en esta ocasión nos trae Holy Motors, una obra de ciencia ficción que narra las 24 horas de Monsier Oscar, interpretado por Denis Lavant, que cambia de cara y vive diferentes vida. Así, realiza vida de ejecutivo, de mendigo, de asesino, de padre de familia, de monstruo... Todo ello en la búsqueda del acto verdaderamente bello, y acompañado por una rubia despampanante que le ayuda a desplazarse por todo París. Se presenta el mismo día que On the road, de Walter Salles, y Sueño y silencio, de Jaime Rosales.

Monsier Oscar es un actor que actúa sin cámaras ni escenografía, un ser que desarrolla las múltiples posibilidades vitales de todo ser humano. Sartre decía que la angustia del hombre es la absoluta libertad que posee para elegir, pues la incertidumbre nos acongoja. Para Monsieur Oscar, la libertad es su única posible forma de vida, y la transmutación, su rutina diaria. Sin duda la más extraña obra del festival y la que más polémica ha generado, cuenta entre su casting con singulares figuras como Kylie Minogue, Eva Mendes o Michel Piccoli.

En la rueda de prensa, el director ha hablado, con su personal lenguaje, de las referencias explícitas al cine que colman la película, y que han servido para realizar una definición sobre el cine:

Odio el término referencia. El cine es como una isla, una isla hermosa, con un gran cementerio. Cuando se hace una película, se hace cine"

En una conferencia de prensa al alimón, Carax y Lavant han hablado sobre la relación de la película con el público. Leos concibe las películas como una relación directa entre espectador y obra:

Me importa que me vean. ¿Gustar? Con que a una persona le guste, ya me daré por satisfecho (…). No me gustan las películas públicas, yo hago películas privadas.

El actor, Denis Lavant, ha precisado esta opinión:

La relación del cineasta con el público es una relación privada, una relación de un individuo con otro individuo, no con una masa anónima.

Leos Carax regresa al cine tras 4 años de silencio. Es un director personal, con escasas películas en su haber y con problemas de financiación, pues quiere reflejar su personal universo sin traicionarse y no encuentra productores. De ahí la distancia entre película y película. Su obra más célebre es Les Amants du Pont Neuf (Los amantes del Pont Neuf), una historia de amor sobre dos mendigos en el puente parisino.

Fotos: Página Oficial de Cannes