Irresistible. Immoral. Immortal

Con esas tres simples palabras nos describe el primer cartel que ha aparecido sobre la nueva película de Neil Jordan lo que será la película. Y es que hay que tener en cuenta que la cinta se encontraba entre las más esperadas para todos aquellos a los que les guste el cine de vampiros, puesto que supone el regreso del director de Interview with the Vampire: The Vampire Chronicles a narrar historias de los míticos seres. Esta vez no contará con un libro de Anne Rice como base para su película (y como guionista), sino que el guión está escrito por Moira Buffini a partir de una obra suya anterior.

La historia tratará sobre una madre y una hija, Gemma Arterton y Saoirse Ronan, respectivamente. Todo cambia en sus vidas cuando la madre es convertida en vampiro, y se ve obligada a hacer lo mismo con su hija, con todo lo que eso puede conllevar. Aparte del protagonismo de estas dos actrices, también se ha confirmado la participación de Sam Riley, que muchos conocerán por haber protagonizado el biopic del líder de Joy Division en Control hace ya cinco años.

En cuanto al contrapicado cartel, personalmente me recuerda bastante al psicodélico póster de Enter the Void, aunque en éste se usaba un ángulo picado para mostrar el título. Esta vez lo vemos desde abajo, y también podemos observar a las dos protagonistas juntas mientras esperan para comenzar alguna cacería nocturna. Lo más curioso es que la cinta, aunque ya está concluida, aún no tiene una distribuidora que la lleve a las salas de medio mundo, por lo que la productora ha realizado este cartel para conseguir convencer a alguna distribuidora que dé salida a la película. Supongo que no tendrán que esforzarse mucho en conseguirlo puesto que con ese reparto y teniendo en cuenta al director y la historia, es muy posible que pronto pueda tener fecha de estreno oficial.

Por ahora eso es todo lo que tenemos de la película, aunque estoy seguro de que en pocas semanas, o incluso en pocos días, tengamos el primer tráiler y así podamos comprobar realmente si merecerá la pena ver la película. Mientras esperamos a ese momento, nos quedamos con el irresistible cartel, que seguro que convencerá a unos cuantos para apuntar la película de no haberlo hecho ya.