Pocos podrían haber vaticinado que una película como The Adventures of Priscilla, Queen of the Desert serviría como trampolín internacional para las carreras cinematográficas de actores como Hugo Weaving o Guy Pearce. Si quizás el primero ha tenido una carrera más espectacular gracias a su participación, sobre todo, en The Matrix, el segundo ha desarrollado una carrera más discreta, pero constante y selectiva. Títulos como L.A. Confidentical, Memento, The Hurt Locker, The Road o Animal Kingdom forman la columna vertebral de la trayectoria profesional de este actor de origen británico, aunque criado desde los tres años en Australia, motivo por el que comenzaba su periplo cinematográfico en el seno del cine australiano, al que sigue vinculado.

Entre sus últimos títulos destaca su participación en la oscarizada The King's Speech, también participaba en la producción de Guillermo del Toro, Don't Be Afraid of the Dark, y junto a Nicolas Cage en Seeking Justice. Pero quizás este sea definitivamente su año pues participa en tres de los estrenos más interesantes del año como el thriller Lockout, del que ya se comenta que podría tener una secuela, siempre que su recaudación en taquilla cumpla las expectativas; el proyecto dirigido por John Hillcoat sobre un guión de Nick Cave, Lawless, antes conocida como The Wettest County; y la vuelta de Ridley Scott a la ciencia ficción con Prometheus.

Reacio a comentar cualquier asunto de Prometheus, consciente de la expectación que ha generado, y aunque todavía no ha visto la película entera, se resiste a definirla como una precuela de Alien. Sobre todo porque se mantiene por sí misma de manera independiente, sin necesidad de relacionarla con la película de 1977. Pero si considera que es un gran proyecto al que estar ligado, también se muestra muy satisfecho con su participación en Lockout, en la que ha tenido que esculpir su cuerpo a base de gimnasio y en la que interpreta a un individuo completamente diferente a los que había interpretado anteriormente, que su principal objetivo. Si algunos se atreven a afirmar que su personaje hace un homenaje a Burt Reynolds, el actor no lo confirma, aunque sí confiesa que uno de los directores de la cinta es gran admirador del tipo de héroes cómicos de acción que interpretaba el actor estadounidense.

No dudaría de su entusiasmo por Lockout después de ver el tráiler, aunque el vídeo con los títulos de crédito y primeros cinco minutos de la película podría ponernos sobre la pista de que nos encontramos con otro proyecto que pudo-ser-algo-pero-se-quedó-en-nada en los que está involucrado Luc Besson, guionista de la cinta junto a James Mather y Stephen St. Leger, directores de la cinta. El caso es que ya amenaza la sombra del plagio al compararse la relación que tiene su personaje y el de Maggie Grace con la que mantienen Han Solo y la princesa Leia en Star Wars. Comparaciones a las que Pearce resta importancia, aunque cuando es preguntado por su película favorita de Luc Besson sólo es capaz de nombrar The Fifth Element. ¿Conseguirá Pearce mantener su carrera como hasta ahora o sucumbirá ante las mieles del efímero éxito de los productos comerciales? Sólo el tiempo lo dirá, de la misma manera que él sostiene que, de entre las películas en las que ha participado, títulos como Priscilla, L.A. Confidential o Memento son buenos ejemplos de aquellas películas en las que ha participado que son capaces de superar la prueba del tiempo.