Estaba claro que tras el estreno de Chronicle, el pasado 3 de febrero, y el estupendo recibimiento que ha tenido por parte del público, que ha generado unos ingresos de taquilla de cien millones de dólares para Fox, las cosas iban ponerse muy favorables para Max Landis y Josh Trank. Y esperemos que el futuro sea bueno para ambos, ahora que nuevos proyectos comienzan a ocupar hueco en sus agendas, aunque no parece que vayan a discurrir por el mismo camino.

Por un lado se ha confirmado que Max Landis, autor del guión Chronicle, está dispuesto a trabajar en una secuela. Si nos atenemos al final de la primera, sólo podría continuar a partir de uno de los personajes, el que estaba interpretado por Alex Russell. A no ser que la intención es que la acción discurra por otros senderos, como el origen de lo que produjo su capacidad telequinética o, tal y como sucedía en [Rec] y su secuela, otro punto de vista de los mismos sucesos que se vieron en Chronicle. O quizás otros sujetos se vean sorprendidos por el asombroso desarrollo de sus capacidades. En cualquier caso, no ha trascendido absolutamente ningún detalle sobre la orientación de Chronicle 2.

De todas maneras no se trata del único proyecto de Landis, pues si Amesty es otro de sus guiones para largometrajes que verá la luz, bajo la dirección de Ron Howard, también está ligado al proyecto de Fox sobre Frankenstein. Aunque las comparaciones siempre sean odiosas, permítanme especular un poco con la posibilidad de estar frente al inicio de una trayectoria parcialmente similar a la que pueda haber tenido Jason Reitman. Si este último es el hijo de Ivan Reitman, que tan buenas comedias nos ha proporcionado como director y productor, su hijo ha tenido la capacidad de superarle con comedias mucho más maduras, ¿sucederá lo mismo con el hijo de John Landis, director tanto de comedias con toques terroríficos o fantásticos como fueran An American Werewolf in London, Amazon Women on the Moon o Innocent Blood?

Lo que todavía no está nada claro es que Josh Trank vaya a repetir como director de la secuela, aparte de porque ya está involucrado en nuevos proyectos, porque no parece que esté muy predispuesto a repetir la misma fórmula. Lo cual es de agradecer en estos tiempos de ausencia de originalidad en la que abundan remakes, secuelas, precuelas y todo tipo de películas en las que más que creatividad, se aprovecha la rentabilidad de productos de probada rentabilidad en taquilla. Aunque ayer mismo Carlos nos avisaba de que estaba en negociaciones para dirigir Venom, el spin-off de Spider-Man 3, la última de las películas que dirigiera Sam Raimi con el hombre araña como protagonista.