Después de lo entretenida que fue la primera entrega, con un grupo de retirados agentes de la CIA intentando salvar el mundo por enésima vez, es normal que la productora quisiera realizar una segunda entrega. Aparte de esto, también ayudó mucho la rentable recaudación que obtuvo en taquilla, superando con creces los millones que se invirtieron para realizarla. Ya hace tiempo que os informamos de las intenciones de crear una secuela, y poco a poco el proyecto se va concretando.

Hoy hemos tenido novedades sobre un proyecto que, aunque muy lentamente, sigue avanzando. Las últimas novedades confirman que ya cuentan con director: Dean Parisot. Es posible que el nombre no os suene de nada, puesto que la mayoría de su producción ha estado basada en trabajos televisivos, aunque eso si, para grandes series: Northern Exposure, ER o Modern Family. Igualmente, también ha realizado un par de largometrajes, entre los que destacan la divertidísima Fun with Dick and Jane y la parodia de Star Trek Galaxy Quest. Es decir, que tampoco es un novato en estos temas.

Por la opción que han tomado los productores al escoger a Parisot, parece que con esta secuela pretenden potenciar el lado cómico de la obra, que ya en la primera entrega era de lo mejor que tenía. Esto era así por el trabajo de sus intérpretes, otros artistas que también se han confirmado para la segunda parte. Por ahora se sabe que Bruce Willis volverá a repetir en el papel protagonista, y todo apunta a que el resto del reparto muy posiblemente también. De hecho, el que más cerca está de confirmarse, es John Malkovich, sin duda lo mejor que tenía la primera película y que esperemos en esta secuela siga haciéndonos reír tanto o más.

En cuanto a fechas de rodaje y de estreno, todo parece estar muy bien concretado, ya que a finales de este año comenzarán a rodarla. Todo ello depende de que Willis termine la producción de A Good Day to Die Hard, pero en principio no habrá ningún problema. La fecha de estreno ya está fijada para el 2 de agosto de 2013 en Estados Unidos, pero nada hace temer que no podamos verla (más tarde, eso si) en otros países.