Antes de nada, para aquellos que se alarmen con el título y crean que se les va a revelar hasta los datos más secretos de la inminente Prometheus, nada más lejos de la realidad. Es verdad que la noticia que traemos hoy tiene unos pequeños spoilers, pero nada que nos cambien radicalmente la idea de ver la película y sobre todo que nos desvele algo relevante. Igualmente, son datos bastante interesantes que servirán para hacernos la espera más amena.

Una vez aclarado esto, entremos en materia. Prometheus será la próxima película de Ridley Scott, que supondrá el esperado regreso del director al género de la ciencia ficción, por lo que no hacen falta más alicientes. Sin embargo, desde las primeras noticias que nos llegaron sobre el proyecto, siempre se ha rumoreado sobre la posible relación que existiría entre Prometheus y la saga de Alien. Finalmente se confirmó que no sería una precuela ni nada parecido, pero que sí tendrían muchos elementos en común, aunque no fuesen de manera directa.

Pues hoy hemos conocido más detalles sobre esta relación, que el propio Scott se ha encargado de aclararnos. Aquí comienzan los mini-spoilers. Según el director, en su planteamiento del futuro hay dos empresas que controlan todo: Tyrell Corporation en Blade Runner y Weyland-Yutani en Alien. Pues bien, el personaje que interpretará Guy Pearce en Prometheus será nada más y nada menos que el de Peter Weyland, dueño de la empresa que lleva su nombre y que a la vez tiene su origen en el universo de Alien.

Según Scott, el personaje de Guy Pearce será el nexo de unión entre ambas historias por ese detalle, pero por otra por Prometheus será una película completamente nueva con un universo creado desde cero. Sin embargo, después de estos datos, es inevitable que nos hagamos algunas cuestiones. Puesto que la relación entre las dos películas va a ser tan directa: ¿qué otros elementos de Alien encontraremos en ella?¿Veremos algún personaje o alguna sugerencia a la saga que comenzó hace más de 30 años? Estoy seguro de que esa será la principal atracción que querrán mantener tanto el director como su equipo hasta el día del estreno, y que mantendrá en vilo a sus fans hasta el próximo 8 de junio que llegue a Estados Unidos.