Casi tan interesante como las películas mismas, es el camino por los que transcurren muchas producciones antes de llagar a buen término, por no hablar de los que nunca llegaba a completarse. The Wolverine, Akira o The Stand son algunos de los proyectos recientes que no sabemos que si llegarán o no a buen puerto, pero de los que periódicamente surgen nuevas noticias que les proporcionan de un nuevo impulso. Lo mismo sucede con el remake de RoboCop, que ha pasado por diferentes etapas desde que se diera luz verde al proyecto.

Primero nos pusieron la miel en la boca especulando lo que podíamos esperar en el caso de que Darren Aronofsky dirigiera la película, aunque finalmente el director asignado ha sido José Padilha, que curiosamente le dará la oportunidad de hacer su primera película estadounidense, tal y como sucediera con la película original con respecto a Paul Verhoeven. A continuación comenzó la lista de candidatos para ponerse en la piel del policía que acaba convertido en el cyborg que interpretara en su momento Peter Weller, en la que han estado actores como Keanu Reeves, Tom Cruise o Johnny Depp. No parece que ninguno de ellos estuviera por la labor. Ahora una nueva noticia llega para insuflar algo más que buenas expectativas porque resulta que Michael Fassbender, el actor de moda del panorama cinematográfico internacional, está pensando si se hace con el papel.

Este verano, Michael Fassbender ya se ponía el casco para interpretar a un joven Magneto en X-Men: First Generation, en septiembre se alzaba con el premio al mejor actor en el último festival de Venecia por Shame, y muchos estamos deseando confirmar el que será su mejor año tras participar en títulos como Jane Eyre y A Dangerous Method. Pero esto no termina aquí, también participa en una de las últimas películas de Steven Soderbergh, Haywire, y rueda actualmente con Ridley Scott, la también muy esperada, Prometheus.

Parece claro que tras un año tan bueno en cantidad y en calidad, Michael Fassbender está en disposición de escoger a su antojo lo que quiere para su futuro como actor. Por eso quizás muchos se hayan sorprendido al enterarse que entre sus opciones está RoboCop. Este actor de origen alemán y ascendencia irlandesa siempre está dispuesto a echar un vistazo a cualquier guión que llegue a sus manos, sentarse con el director y cotejar los puntos de interés que pudiera tener participar en una producción de estas características. Ni está esperando cada día hacer el personaje de su vida, ni se muere por interpretar Hamlet.

Uno de los alicientes que podría tener ver una nueva versión de RoboCop sería, sin duda, disfrutar de la interpretación de un actor como Michael Fassbender, casi más interesante que la que pudieran ofrecer cualquiera de los anteriores candidatos de los que todos podríamos intuir lo que podíamos esperar. ¿O no creen que Reeves nos daría un oficial Murphy hierático, Cruise uno con ganas de demostrarlo todo a cada minuto, y Depp un agente algo afectado? Intuyo que la interpretación de Fassbender sería mucho más fresca y espontánea, por lo que, como muchas veces decimos cuando de un remake se trata, ya que van a hacerla, por lo menos que lo hagan con lo mejor que tengan a su disposición. Go for it Michael. Go!