El musical es uno de los géneros que prosperó vertiginosamente con la llegada del cine sonoro. De hecho, podemos decir que la primera película completamente sonora fue un musical: "The Jazz Singer". Prueba del éxito que el género tenía entre el público de los años treinta es que "The Broadway Melody" se alzaría en 1929 con el Oscar a la mejor película. Busby Berkeley y "The 42nd Street", Fred Astaire, Ginger Rogers y "Top Hat", Gene Kelly y Stanley Donen con "On the Town" y "Singing in the Rain", Judy Garland o los musicales de Vincente Minelli marcarían diferentes puntos álgidos en el desarrollo de este género. Pero si quisiéramos atribuir un punto de inflexión en el que el género musical adquiere una madurez que va más allá del género al que pertenece la película, sin duda sería, desde mi punto de vista, "West Side Story", que cumple hoy cincuenta años desde su estreno.

Irónicamente, si ya fuera complicado que se dieran todos los factores para que se produjera el rodaje de la película, ninguno de sus principales colaboradores: directores, guionistas y actores, quedaron satisfechos con el resultado final. Lo que no impidió que "West Side Story" se convirtiera en un acontecimiento cinematográfico que continúa celebrándose hoy en día. Precisamente, el próximo nueve de noviembre Turner Classic Movies realizará un pase especial de la película en trescientas salas de los Estados Unidas de una versión restaurada de "West Side Story".

De Verona a Nueva York

Nominada a once Oscar de la Academia, "West Side Story" arrasaría llevándose todas las estatuillas a las que optaba, menos una. Precisamente la correspondiente al guión en el que confluían nombres tan reputados y reconocidos como el de Ernest Lehman, que realizara la adaptación a partir del músical de Broadway, y Arthur Laurents, que se encargara de la adaptación previa del material original de William Shakespeare en un musical en el que se intercambiaba Verona por Nueva York y Montescos y Capuletos por irlandeses y portorriqueños en una idea original del coreógrafo Jerome Robbins.

Aunque Lehman recibía en el año 2001 un Oscar honorífico a toda su trayectoria profesional, habría sido nominado en cuatro ocasiones más por filmes tan espléndidos como "Sabrina", "North by Northwest", "Who's Afraid of Virginia Wolf?" o "Hello, Dolly!", no siendo premiado en ninguna de las ocasiones, aunque el Sindicato de Guionistas se encargara de premiarle por algunos de estos trabajos así como por "The King and I", "The Sound of Music" o "Family Plot". Menos suerte correría aún Arthur Laurents, nominado en su breve pero intensa carrera sólo por el guión de "The Turning Point", por el que sí recibiría el premio del Sindicato de Guionistas, pero fuera además responsable de textos tan espléndidos como los de "Rope", "Caught", "Anastasia", "Bonjour tristesse" o "The Way We Were".

Si la idea de Jerome Robbins era en un principio platear la adaptación teatral como un chico católico que se enamoraba de una joven judía con el título de East Side Story, Arthur Laurents abandonó la idea por el parecido con una obra de teatro que se había estrenado recientemente. Tras la fuete avalancha de inmigración procedente de Puerto Rico que se venía produciendo desde los años cuarenta, decidieron centrarse más en los problemas de integración racial que en los religiosos, abriendo los oídos a los ritmos latinos.

Jazz en el cine

No cabe duda de que uno de los grandes aciertos de "West Side Story" es la magnífica banda sonora compuesta por Leonard Bernstein, quien ya habría dejado constancia de la influencia del jazz en la banda sonora que compusiera para "On the Waterfront", pero que utilizaba todos los recursos del jazz con influencias de la música latina en su magnífica partitura para West Side Story". Una banda sonora que ha alcanzado el cariz de clásica, no ya entre las bandas sonoras, sino también para la música culta para la que se haría una grabación interpretada por José Carreras y Kiri Te Kanawa, y llegando a formar parte de la cultura popular estadounidense.

El dilema de la autoría

Si el Oscar al Mejor Director era compartido por primera vez en la historia por dos directores, Jerome Robbins y Robert Wise, mucho se ha discutido sobre cual de ellos podría tener mayor responsabilidad en el éxito de la película. Personalmente y sin desmerecer en absoluto la capacidad de Robert Wise, a quien considero un artesano eficiente, lo cierto es que me inclino por el coreógrafo como máximo responsable del proyecto. No sólo porque ya fuera él quien hubiera dirigido la obra teatral, sino porque comparando los números musicales de "West Side Story" con los de "The Sound of Music", que sería dirigida pocos años después por Robert Wise, salta a la vista que el musical protagonizado por Julie Andrews, a pesar de su encanto, es más clásico que moderno.

Si en "West Side Story", las coreografías forman parte de la acción de la película, en "The Sound of Music" estaríamos más ante el tipo de filme en el que el desarrollo de la trama se detiene por unos momentos para dar pie al momento musical. El propio Robert Wise fue siempre muy discreto sobre el asunto, permitiendo que fuera el coreógrafo el que se llevara todos los honores. Si "West Side Story" sería la única película que Robbins dirigiría, sí volvería a demostrar sus habilidades como coreógrafo en títulos posteriores como ""Gypsy" y "Fiddler n the Roof".

¿Dónde están ahora?

Aunque gran parte de las secuencias están rodadas en decorados, la primera secuencia de la película se rodó en escenarios naturales de Nueva York. Si viajas a la gran manzana con la intención de darte una vuelta por los callejones en los que se perdían las pandillas de los Jet y los Shark, siento decirte que ya no existen. Aunque igual puedes captar el ambiente si te paseas por Lincoln Center, lugar que ocupaban unos edificios cuya demolición se retrasó hasta que se completara el rodaje de todas las secuencias.

Para su disgusto, Natalie Wood y Richard Beymer fueron doblados en todas las canciones. Rita Moreno sería doblada sólo en "A Boy Like That", cantando ella misma los temas "America" y "Tonight", aunque se tomaría de mala gana que le maquillaran con la tez más morena para parecer más latina todavía. George Chakiris, que no era portorriqueño, sino natural de Ohio, ya participara en el montaje teatral, en el que no interpretaba a Bernardo, sino a Riff, que aquí estaba interpretado por Russ Tamblyn.

Tan sólo Natalie Wood es la única desaparecida de los cinco protagonistas de "West Side Story", siendo "Braisntorm", la última película en la que participara antes de su misteriosa muerte al ahogarse tras caer de un yate en el que estaba con Robert Wagner y Christopher Walken. Precisamente la actriz padecía una curiosa fobia contra el agua que ya le diera muchos problemas en el rodaje de una de las secuencias de "Splendor in the Grass". Cualquiera diría que se trata de una de esas extrañas coincidencias con las que tanto disfrutaba el agente especial Dale Cooper en "Twin Peaks".

Y es que, por alusiones, existe una curiosa conexión entre "West Side Story" y el universo de David Lynch pues si Richard Beymer y Russ Tamblyn intepretan a dos de los personajes principales de "Twin Peaks". Beymer interpretaba a Benajmin Horne, padre de Audrey y dueño del Hotel The Big Northeen y los famosos almacenes Horne en el que las jovencitas despreocupadas que acababan en el departamento de perfumería pasaban después a ingresar las filas del establecimiento conocido como Jack, el tuerto; mientras que Tamblyn era el excéntrico psiquiatra que había intentado comprender la torturada alma de Laura Palmer, ante cuyos encantos también cayera rendido. Posteriormente, Natasha Gregson Wagner, única hija del segundo matrimonio de Natalie Wood con Richard Gregson, interpretaba uno de los personajes principales de "Lost Highway".

Si la trayectoria de Beymer y Tamblyn ha permanecido ligada a la televisión, podremos ver a este último próximamente en "Drive". Por lo que respecta a Rita Moreno y George Chakiris, ambos han desarrollado la mayor parte de su carrera en la televisión, siendo quizás más fructífera la de la actriz cuya última intervención fuera en la serie "Happily Divorced". Al menos, en mi corazón, siempre habrá un lugar para todos ellos.