Cualquier proyecto de Quentin Tarantino es siempre bien recibido -al menos para un servidor-, pero la verdad es que la cosa se está poniendo muy calentita con las novedades sobre el reparto de "Django Unchained". Si en un principio no pudo conseguir a Will Smith para encabezar el reparto de su película, pronto se quitó la espina con la confirmación de Jamie Foxx y Leonardo DiCaprio. A ellos se sumaban poco después Christoph Waltz y Kevin Costner, y a pesar de que se había rumoreado, ahora sí podemos confirmar que Samuel L. Jackson volverá a estar en una película de Quentin Tarantino.

Desde mi punto de vista, Tarantino es el único director que se toma realmente en serio a este brillante y descomunal actor con el que ha trabando en cuatro largometrajes anteriormente en los que ha sido Jules Winnfield en "Pulp Fiction" -por el que consiguiera su única nominación al Osacr-, Ordell Robbie en "Jackie Brown" -por el que se llevó en Oso de Plata al mejor actor en Berlín-, Rufus en "Kill Bill Vol. 2" y la voz del narrador de "Inglourious Basterds". En "Django Unchained" interpretará a Stephen, esclavo doméstico y mano derecha de un sádico jefe de esclavos. Probablemente se trate de un papel pequeño dado que si el rodaje comienza en noviembre, el actor afroamericano no está citado para rodar hasta enero del año que viene.

Descrita como un spaghetti Western violento, "Django Unchained" cuenta la historia de un esclavo liberado por un caza recompensas que mata a los delincuentes en lugar de perseguirlos para entregarlos a la justicia. Se trata de un dentista alemán que le ayudará a liberar a su esposa, Broomhilda, que permanece esclavizada para el malvado propietario de una plantación, Spencer "Big Daddy" Bennett. Este último personaje podría estar interpretado por Gerard McRaney, última adquisición al reparto de la película en lo que parece uno de los habituales guiños cinéfilos del cineasta. Aunque aquí se trata más bien de un guiño televisivo pues hablamos de un actor que interviniera en series como "Simon & Simon" y "Major Dad", pero que se ha dejado ver escasamente en la pantalla grande, siendo la última a través de la adaptación que se hizo de "The A-Team".

Todavía tendremos que esperar algo más de un año para poder disfrutar de la próxima película de Quentin Tarantino, pues su fecha de estreno está prevista para el día de Navidad de 2012. Que fecha tan poco indicada para un estreno de estas características. Hasta entonces, estaremos atentos a todo tipo de avances que nos lleguen.