Tuvimos una imagen oficial de Henry Cavill vestido como Supermán. Y tan oficial que salió hasta en los noticiarios de televisión. Lo más significativo era la rebaja en la saturación del color con respecto al traje que luciera Christopher Reeve, además de mostrarse más como una segunda piel del actor que como un disfraz o pijama, que es lo que al final parece el anterior con el paso del tiempo. Aunque sí se podían apreciar algunos detalles como una especie de escamas y unos detalles en las muñequeras, ahora podremos echar un mejor vistazo gracias a unas imágenes no oficiales que llegan del set de rodaje de "Man of Steel".

Ciertamente el detalle más significativo es la definitiva desaparición de los calzoncillos rojos, que me atrevería a sugerir que parte de la polémica que suscitara en su momento el traje de Superman que luciera Brandon Routh en "Superman Returns". Me refiero a aquella polémica que surgiera en torno al paquete que lucía el protagonista, que pudiera estar realzado por los famosos calzoncillos rojos y que se dijera que se había rebajado su magnitud digitalmente. Bienvenidos a los Estados Unidos de América y su puritanismo hipócrita. Si no quieren que le marque nada, que no se lo hagan ajustado, porque marcar, sigue marcando: paquete, culo, tórax, abdomen, piernas y de todo, como es natural.

Al menos los diseñadores del vestuario parece que han querido desviar nuestra atención con detalles como los de las muñequeras, que también se extienden en el costado del traje, prolongándose por las piernas, dotando al traje de una sensación muy aerodinámica. Es grato comprobar en la imagen en la que aparece sin su capa, que los detalles también se incorporan en la parte de atrás, a lo largo de la espalda. Una significativa muestra de la dedicación con que apuran hasta el último detalle, siendo probable que incluso ni se vean en pantalla. Pareciera realmente que James Acheson y Michael Wilkinson se hubieran inspirado en los tejidos de los trajes de baño que utilizan los nadadores. Ciertamente deben querer que Henry Carvill se mueva en el aire con la misma fluidez con la que Michael Phelps se mueve en el agua.

Tampoco dudo que habrá mal pensados que quieran ver un parecido con el traje que Andrew Garfield luce en "The Amazing Spider-Man", pero si me permiten, diría que incluso ese traje no es más que la evolución del que el propio James Acheson diseñara para el que vistiera Tobey Maguire en "Spider-Man". Huelga decir que no estamos hablando de un equipo de principiantes. Acheson es un reputado diseñador de vestuario con tres Oscar por los vestuarios de filmes como "The Last Emperor", "Dangerous Liaisons" y "Restauration", y que comenzara en el cine como diseñador del vestuario de las fantasías de Terry Gilliam en filmes como "Time Bandits", "The Meaning of Life" y "Brazil", después de haber diseñado el vestuario de la mítica serie de televisión "Doctro "Who". Por otro lado esta es la cuarta colaboración profesional de Michael Wilkinson con Zack Snyder para quien también diseñara el vestuario de filmes como "300", "Watchmen" o "Sucker Punch".