Creo que la primera impresión que me causó el tráiler de un proyecto del cual no se ha hablado mucho y que no creo que haya alcanzado la enorme cantidad de venta de entradas que un tanque de Hollywood suele suponer fue, en definitiva, la responsable de que me animara a una película casi ignota aún después de haber tenido su reciente estreno oficial. La segunda impresión, la que, en definitiva, me dio todavía más ganas de asistir a la ya citada película es la participación de Ed Helms, quien cada día parece estar más seguro en su lugar como nueva promesa en el mundo de la comedia, una especie de universo un tanto cruel en donde si no se tienen varios éxitos asegurados, bueno, es bastante probable que tengas que dedicarte a otra cosa. Helms, por suerte, está en alza, y esperemos que así se mantenga por un tiempo largo: "Cedar Rapids", última película aparecida, está aquí para confirmarlo, al menos.

La cinta cuenta una historia bastante simple pero, por eso, efectiva: Helms interpreta a Tim Lippe, un hombre que se dedica a los seguros de vida y que siempre ha admirado la posición en la que se encuentra, el trabajo que desempeña, con el espíritu de proveer, efectivamente, seguridad a las personas de su pueblo, de su vida: sus vecinos. Lippe, inesperadamente, se convierte en el responsable de presentar a la firma en el marco de una convención de aseguradoras de la zona con el objetivo de volver a ganar un premio que da prestigio a la empresa victoriosa, premio que va a permitir que su lugar de trabajo y el de sus compañeros se encuentre "asegurado", paradojas de la vida.

Lippe es un tipo tranquilo, poco ambicioso, quien nunca se ha movida del pueblo en donde ha vivido toda su vida -- hasta el punto de que comienza un extraño romance con la que fue su maestra en la primaria --: en Cedar Rapids se encontrará con un mundo inesperado, personificado aquí por sus tres compañeros de aventura: Anne Heche, John C. Reilly e Isiah Whitlock Jr.

Como dijimos, con pocas aspiraciones, la película logra su objetivo y se convierte en una película entretenida que, claro está, no ofrece el atractivo para convertirse en una cinta con posibilidades de prosperar en la taquilla pero sí con la fuerza suficiente como para trascender en el campo del entretenimiento casero: es más, apenas salida de las grandes pantallas ya se encontraba circulando la edición en DVD para que cualquiera pueda comprarla, demostrando que, desde un princpio, era bastante probable que la cinta no tuviera un gran impacto mainstream, si se quiere usar de esta manera el término.

3 estrellas

Quizás no les cambie la vida, pero creo que "Cedar Rapids" es una de esas películas a las que hay que darles una oportunidad: no creo que salgan decepcionados.