"Bad Teacher" tiene la clara ventaja de devolvernos a la Cameron Diaz que todos queremos: sexy, irónica, irreverente... Es increíble el hecho de poner en perspectiva su trabajo a lo largo del tiempo y ver que esa chica atractiva y casi sin diálogos en "The Mask" (1994) terminó convirtiéndose en un referente en la comedia en lo que respecta a actuaciones femeninas, bah, de cualquier género. En "Bad Teacher" tenemos de vuelta a la Cameron Diaz de "There´s Something About Mary" (1998), sólo que esta vez haciendo un protagónico total hasta el punto de que toda la cinta se sostiene en su personaje, lo cual es algo para agradecer, en este caso, al menos.

La historia se centra en las desventuras de Elizabeth Halsey, una profesora que ha accedido al puesto sólo con el objetivo de hacer poco y ganar mucho dinero y, de paso, buscar al pretendiente ideal de marido con el objetivo de que no tenga que preocuparse por el dinero en el resto de su existencia. Sí, busca por opción la institución del matrimonio pero por los motivos menos santos, si se quiere. Fracasado su primer intento, vuelve a la vida escolar para encontrarse con el nuevo profesor suplente, personificado por Justin Timberlake, un pan de Dios que con su inocencia va a tener atrás a todo el plantel de profesoras, incluyendo a la abnegada maestra llevada adelante por una excelente Lucy Punch -- digan lo que digan, me encanta tanto su actuación como su paticular belleza --: Amy Squirrel, la contrincante de Elizabeth desde todo punto de vista. El combate entre las dos sería a muerte y, en el medio, aparecerá un nuevo pretendiente para Elizabeth: el pobre profesor de gimnasia, sí, en este caso, el genial Jason Segel.

Coincido en el puntaje con Luis: me gustó mucho eso de proponer tres puntos desde donde desarmar la cinta, por ponerle un título rápido a la acción crítica de su reseña. Creo que el punto nodal no es tanto la identifiación con el personaje "malo" sino, por el contrario, la relativización de la oposición clásica entre lo bueno y lo malo que funciona en las grandes cintas norteamericanas: Amy Squirrel termina siendo una manipuladora bastante siniestra y Elizabeth una mujer que, a través de una dura experiencia, termina entendiendo que no todo en el universo descansa en lo aparencial. Sí, hay un mensaje positivo, pero no se preocupen: apenas dura un sólo diálogo, el resto es puro humor.

Les dejo un pequeño regalo del pasado: la excelente escena de "The Mask" que más de uno no quiere sacar de su cabeza. Quien iba a decirnos en lo que terminaría esta rubia infernal... Bueno, siendo una rubia infernal, pero en otro sentido.