Parece que el prolífico cineasta Steven Soderbergh, que se alzara con la Palma de Oro con su ópera prima, "Sex, Lies and Videotape", ganador del Oscar al Mejor Director por "Traffic" en el mismo año en el que también estaba nominado por "Erin Brockovich", y creador de éxitos tan populares como "Oceans Eleven" y sus secuelas, estuviera jugando al gato y al ratón con nosotros pues, tras anunciar a bombo y platillo que abandonaba el cine ---como si se tratar de un deporte de élite---, ahora resulta que no. Que se queda. Al menos por unos meses y debido a que tiene unos pocos proyectos pendientes, tal y como le comentaba a un redactor de Deadline:

Estoy siguiendo mi plan (…). He sido estúpido al respecto, debería haber tenido la boca cerrada, pero al mismo tiempo, no creo que haya nada tan extraño en esa decisión, cuando llegue el tiempo en que tenga terminados una serie de proyectos que estoy planeando, que son unos 26 0 27. Eso es un montón y si pones volumen por encima de calidad, soy dos veces más bueno que Kubrick.

Aquí es donde yo diría aquello de ¡JUAS, JUAS! si no fuera porque el tono global de la conversación parece un tanto irónica pues a continuación el cineasta hablaba con sorna de la ausencia de llamadas para los premios a su trayectoria que no le van a entregar, y que le encantaría una fiesta cada día durante un año, al estilo Oprah, en la que se celebrasen sus logros, o un pequeño desfile.

Bromas aparte, también hablaron de la decisión de Relativity Media para estrenar "Haywire", un proyecto que se financia a través de Lionsgate. Protagonizada por Gina Carano, Ewan McGregor, Dennis Quaid, Channing Tatum, Antonio Banderas y Michael Fassbender, "Haywire" cuenta la historia de una joven soldado que trabaja encubierta realizando trabajos para el gobierno, ese tipo de encargos que no podrían explicar de una manera legal. Una película que, aunque se rodara antes que "Contagion", protagonizada por Matt Damon, Kate Winslet, Jude Law, Marion Cotillard y Gwyneth Paltrow, que narra el estallido de un virus mortal a través de varias líneas argumentales, se estrenará tres meses después de esta, en enero de 2012.

Creo que sería mejor para "Haywire", ir a continuación de "Contagion", que es el tipo de películas que a la gente le gusta verme hacer (…). Está en la línea de "Traffic", una entretenida historia contada en diferentes capas sobre un tema muy oportuno en estos momentos. Como Gina no había estado en ninguna película anteriormente, incluirla en "Contagion" va a ser muy positivo. Sabíamos que podía hacer lo adecuado, pero realmente es una auténtica presencia en la pantalla.

Soderbergh también habló de sus proyectos más inmediatos, como el rodaje de "Magic Mike", que comienza en septiembre y tendrá como protagonistas a Channing Tatum y Alex Pettyfer como un par de streapers masculinos en una historia con reminiscencias a "Saturday Night Fever". A este rodaje le continúa en febrero el de "The Man From U.N.C.L.E.", en una nueva colaboración con George Clooney. Para rodar después "Liberace" con Michael Douglas y Matt Damon, que constituiría el canto de cisne de Soderbergh. El cineasta estadounidense considera no tener más cosas que decir y se siente algo frustrado, como se desprende de sus propias palabras cuando le pregunta que está tratando de descubrir:

Una nueva gramática, quizás. No he descubierto todavía lo que es. En lugar de alguna epifanía monumental que pueda sentir cuando vea esta nueva cosa que estoy buscando que imagino está por ahí fuera, siento que me he quedado sin ideas. Me encuentro diciendo, ya he hecho este plano antes. O he resuelto este problema antes de la misma manera que lo estoy haciendo ahora. No me gusta ese sentimiento de 'ya he hecho esto'. Si te mueves dentro de los confines de la narrativa cinematográfica tradicional, es difícil no sentir que estás en una caja después de un tiempo.

Llegados a este punto, permítanme hacer gala de mi habitual atrevimiento para decir que el señor Steven Soderbergh necesita un par de rotundos fracasos en su vida. Más que un director profesional, sus palabras se acercan más a las de un niño malcriado que no ha pasado una mala experiencia en su vida. Aquí es donde intuyo que lo que antes parecía una broma al compararse con Stanley Kubrick, ahora me parece que ha sido su subconsciente el que le ha delatado, con lo que él si debe considerarse por encima del director de "2001: A Space Odyssey". Y lo peor de todo no es eso, es que encima trata de dejar el terreno sembrado por si acaso cambia de opinión:

Quizás esto se convierta en un período sabático, en el que me pueda recargar, pero necesito una larga pausa.

Estoy de acuerdo con usted, señor Soderbergh. Haga una larga pausa en su vida, pero no se quede en casa. No. Vaya al cine. A lo mejor descubre que lo que usted lleva veinte años intentando hacer, otros ya le hayan tomado la delantera.