Desde que en 1974 apareciera publicada su primera novela, Carrie, el nombre de Stephen King no sólo ha sido sinónimo de literatura de terror, sino también de adaptación cinematográfica con garantías de éxito. Prolífico como pocos, Stephen King ha llegado a publicar algunas de sus novelas bajo seudónimos como Richard Bachman o John Swithen, dada la velocidad de su portentosa mente para crear entornos macabros, personajes malignos y situaciones terroríficas.

Y no sólo por la extensión y variedad de su obra, sino también por el éxito de la misma a un nivel internacional, ha propiciado que cineastas tan diferentes como Brian De Palma, Stanley Kubrick, George A. Romero, David Cronenberg, John Carpenter, Lewis Teague, Mary Lambert, Mick Garris, Rob Reiner, Taylor Hackford, Bryan Singer, Scott Hicks, David Koepp o Lawrence Kasdan hayan abordado adaptaciones a la gran pantalla de muy diversa índole.

Recientemente hemos comentado la adaptación que Ron Howard estaba llevando a cabo de la que el propio escritor considera si "magnum opus", "The Dark Tower", que actualmente se encuentra aparcada por motivos de presupuesto, o de la intención de MGM de abordar un remake de "Carrie", por lo que en Extracine nos hemos decidido a realizar nuestro particular Top Ten sobre el terrorífico y fantástico universo que del escritor de Maine se ha llevado a la gran pantalla hasta la fecha. Si bien es cierto que fueron propuestos filmes como "Needful Things", "The Mist", "Pet Cematary", "Creepshow", "Heart in Atlantis", "1408" o "The Dark Half", incluyendo alguna alusión televisiva como "It", finalmente nuestro ránking quedó como sigue:

10. "The Dead Zone" | "Dolores Claiborne"

La película dirigida por David Cronenberg en 1983, "The Dead Zone", que se alzara con varios premios en Festivales de Terror como Avoriaz y Fantafestival, además del premio Saturn a la Mejor Película de Terror, y la que dirigirá Taylor Hackford en 1995, "Dolores Claiborne", comparten el número diez de nuestra lista.

Si en la primera podemos disfrutar de una magnífica interpretación de Christophen Walken, secundado espléndidamente por Martin Sheen, Brooke Adams, Tom Skerrit o Herbert Lom, en la segunda asistimos a un magnífico duelo interpretativo que enfrenta a Jennifer Jason Leigh y Kathy Bates.

Si en la primera encontramos elementos fantásticos habituales en otras obras de Stephen King, como los poderes extrasensoriales que desarrolla un profesor tras tener un accidente de tráfico y permanecer cinco años en coma, en la segunda el terror procede de la realidad y los malos tratos y abusos que sufren una madre y su hija. Una situación que cada una de ellas aborda de una manera deferente.

Las dos películas tienen en común el planteamiento de conflictos éticos y morales, que no voy a desvelar para no fastidiar a los que hayan tenido oportunidad de ver ninguna de estas dos magníficas películas, pero que proporcionan una interesante profundidad psicológica a unos personajes que en manos de otros directores bien podrían haber caído en la exageración y el ridículo, en el primer caso, y en el patetismo y el sentimentalismo, en el segundo.

9. "Christine"

Con una clara predilección por temas fantásticos y terroríficos, no era de extrañar que un cineasta como John Carpenter pusiera su mirada en una obra como "Christine", en la que el mal está representado en la forma de un Plymouth Fury de 1958 que tiene vida propia, apoderando de la mente de su propietario para conseguir sus sangrientos objetivos.

8. "Apt Pupil"

Tras sorprendernos con "The Usual Suspects", Bryan Singer aborda esta interesante aproximación al universo de Stephen King, en la que también sería su primera colaboración con Ian McKellen, que interpretaba a un ex Nazi que sigue practicando algunos de los "pasatiempos" que aprendiera durante la Segunda Guerra Mundial, pero que es descubierto por uno de sus vecinos. Un adolescente con una curiosidad morbosa y una mente tan manipuladora que hace parecer ingenuo al criminal de guerra. La película se alzara con varios premios internacionales, incluyendo el premio Saturn por la interpretación de Ian McKellen, así como el correspondiente a la Mejor Película.

7. "Children of the Corn"

Los años ochenta fueron caldo de cultivo para las adaptaciones de Stephen King y una de las películas más populares fuera la que dirigiera Fritz Kiersch, en 1984, teniendo a Peter Horton y un desconocida Linda Hamilton que en viajando por el medio oeste de los Estados Unidos, acaban atrapados en una comunidad de Nebraska formada exclusivamente por niños y adolescentes que viven atrapados en una comunidad religiosa que rinde culto a una poderosa deidad que habita en los campos de maíz. Una impactante historia cuyo origen podría estar en la mítica película de Narciso Ibáñez Serrador, "¿Quien puede matar a un niño?", rodada en inglés y estrenada en 1976, y que a su vez se basara en una novela de Juan José Plans.

6. "Stand By Me"

No sólo de terror vive el universo de Stephen King, también hay lugar para el recuerdo y la nostalgia en esta película que Rob Reiner dirige en 1986, con un espléndido reparto de jóvenes promesas que incluyen a River Phoenix, Corey Feldman, Wil Wheaton y Jerry O'Connell, que emprenden un aventura que comienza siendo inocente, pero que acabará por acelerar la pérdida de su inocencia. El guión de Bruce A. Evans y Raynold Gideon obtuvo una nominación al Oscar.

5. "The Green Mile"

Cuatro nominaciones al Oscar obtendría esta película de 1999, en la que sería una de las varias adaptaciones que Frank Darabont abordaría del universo de Stephen King. Una película que se desarrolla en la época de la Gran Depresión, y en la que un funcionario de prisiones, interpretado por Tom Hanks, encargado de vigilar el pasillo que separa las celdas de los reclusos condenados a la silla eléctrica, que tendrá ocasión de comprobar que los milagros existen gracias a un gigantesco hombre de color acusado de asesinar a brutalmente a sus dos hermanas de nueve años, que con una personalidad ingenua e infantil, esconde un prodigioso don sobrenatural.

4. "The Shawshank Redemption"

Cinco años antes de realizar "The Green Mile", Frank Darabont sorprendía a todos al alzarse con siete nominaciones a los premios Oscar con su debut cinematográfico, una película protagonizada por Tim Robbins y Morgan Freeman, que es la favorita de Carlos, y que ya se desarrollaba en un ambiente carcelario al que es condenado injustamente un individuo por el asesinato de mujer. Con el paso del tiempo, consigue ganarse la confianza del director del centro, así como el respeto de sus compañeros presidiarios, que utiliza para llevara cabo un plan para evadir su cadena perpetua.

3. "Misery"

Tras el éxito de "Stand By Me", Rob Reiner también vuelve a reincidir en el universo de Stephen King para regalarnos una obra tan excepcional y encantadora como terrorífica y perturbadora, sin recurrir a elementos fantásticos ni sobrenaturales, sino apoyándose en la perturbada mente de Anne Wilkes, que acoge en su casa, primero, para secuestrar, después, a Paul Sheldon tras un accidente que sufre cuando vuelve para entregarle a su editora el manuscrito de su última novela, en la que con intención de cambiar de registro, ha decidido matar a Misery, personaje que le hiciera famoso y del que su enfermera es la fan número uno.

Una excepcional película que permanece inalterada con el paso del tiempo y por la que Kathy Bates se llevara el Oscar a la Mejor Actriz, por la interpretación de un personaje que es amado y temido a partes iguales. Probablemente, uno de los premios menos discutidos de los que ha otorgado nunca la Academia. La película supuso el retorno al cine de James Caan, además de contar con dos secundarios de lujo como Frances Sternhagen y Richard Farnsworth.

2. "Carrie"

Brian De Palma consigue que nos olvidemos de que estamos viendo una película de terror en su adaptación de la primera novela de Stephen King, que es además, la primera de su universo literario, en una película por la que Sissy Spacek y Piper Laurie obtendrían nominaciones a la Mejor Actriz Principal y de Reparto. La historia del patito feo que se convierte en cisne, al menos por un día, pero que acaba con un baño de sangre y fuego debido a las malas intenciones de algunas de sus compañeras de clase que no se resignan a un castigo por haberse burlado de Carrie White, aterrorizada ante su primera menstruación en las duchas del gimnasio de la escuela. Lo que para cualquier otra joven sería el paso físico de niña a mujer, despierta en Carrie su capacidad telequinética, que le permite manejar su entorno a voluntad.

Una de las pocas obras de Stephen King en la que coinciden sus dos vertientes terroríficas: la fantástica, debido a los poderes de la protagonista y su uso descontrolado cuando sea presa de la ira, y la cotidiana, debido al sometimiento al que la perturbada madre de Carrie le mantiene a causa de un desmedido afán sobreprotector, además de verla como el fruto de un pecado contra el que sucumbió. Mi película favorita de las que están basadas en obras de Stephen King, y que debe ser una de las favoritas de David Lynch si tenemos en cuenta que Sissy Spacek trabajaría después en "The Stragiht Story", Piper Laurie, sería uno de los personajes principales de "Twin Peaks" o Priscilla Pointer pasaría de ser la madre de Sue Snell (Amy Irving) en "Carrie", a la madre de Jeffrey Beaumont (Kyle MacLachlan) en "Blue Velvet.

1. "The Shinning"

Se alza con el primer puesto la merecedora obra de Stanley Kubrcik, favorita de Diego y Becky, que aunque haya sido muy criticada por algunos lectores de Stephen King, es una obra impecable y contundente que cuenta con excepcionales interpretaciones de Jack Nicholson, Shelley Duvall, un jovencísimo Danny Lloyd y Scatman Crothers, quien conseguiría un premio Satrun por su interpretación. Irónicamente, Shelley Duvall y Stanley Kubrick, conseguirían sendas nominaciones también, pero a los premios Razzie.

Si en la novela de Stephen King son los fantasmas del pasado de Jack Torrance los que vuelven para atormentarle y apoderarse de su mente, en la película de Stanley Kubrick, son los del Hotel Overlook, los que consiguen que Jack Torrance pase a formar parte de su exquisita comunidad fantasmagórica, que vaga por los pasillos del hotel. Además del interesante uso del steadycam, uno de los grandes aciertos de la película es el afortunado uso que en la banda sonora se hacía de temas clásicos contemporáneos de autores como Gyorgi Lygeti, Bela Bartok o Krzysztof Penderecki.

Foto: IB Times