Desde "Avatar", el 3D comenzó a invadir nuestra salas de cine. Los complejos se adaptaron a la nueva tecnología. Cada vez más películas son convertidas a la tercera dimensión (en muchas ocasiones, por orden del estudio). Algunos lo ven como elemento de espectacularidad (o como un circo); otros cineastas adoptan la tercera dimensión para utilizarla de manera interesante. En un futuro, es probable que el 3D gane un peso importante en la cinematografía, que llegue a afectar en el storytelling; James Cameron nos podría dar esa sorpresa, con su nueva gama de colores. Mientras tanto, la industria cinematográfica exige otro artilugio que se atractivo a su público meta. Así Robert Rodriguez apuesta por "el siguiente paso", la cuarta dimensión.

Dimension Films presenta "Spy Kids: All The Time In The World", no sólo en 3D, sino en 4D Aroma-Scope. La idea es ofrecer una experiencia interactiva a los fanáticos de la saga, en especial, pensando en los más pequeños de la familia. Este "nuevo sistema" cuenta con tarjetas que serán distribuidas a la entrada, cada uno con ocho aromas distintos. Antes de iniciar la película, Argonaut (voz de Ricky Geravis) presentará un breve tutorial que mostrará a los espectadores cómo seguir la experiencia a lo largo de la película. El estudio lo vende como una nueva aventura a través del olor, algo que seguramente atraerá al público meta, la audiencia infantil. Estas nuevas adiciones, ¿qué significa para la industria? Yo sólo puedo pensar en algo: Por favor, ¡qué alguien detenga esta locura!

Como lo he comentado antes, esta obsesión de la industria cinematográfica por añadir artilugios pone en peligro al verdadero cine. No hablo solamente de los estudios que hacen estos "encargos especiales" (como la conversión de alguna película a 3D), sino que también los complejos cinematográficos ponen su parte. Lo peor de todo es que este efecto de la industria no es tan lejano como imaginamos. Precisamente este fin de semana, cuando buscaba los estrenos en mi cartelera local, me percaté que daban "The Pirates of the Caribbean: On Strangers Tides" en un sistema llamado 4DX. En esta "formato especial", la experiencia incluye una cuarta dimensión en forma de vientos "huracanados", movimientos de butacas, efectos de agua, olor, luz y niebla. Varios títulos serán presentados en este formato: "Kung Fu Panda 2", "Transformers: Dark of the Moon".

En lo personal, lo que más me preocupa de este circo este formato es que, de alguna manera u otra, reste tiempo en cartelera a otros títulos. Me parece una lástima que los complejos y las distribuidoras dediquen su tiempo a esto en lugar de arreglar problemas de distribución, por ejemplo. Como en todo, parece que las ganancias en taquilla es lo que manda. Al final, ya queda como decisión de cada quien: asistir al cine por una experiencia cinematográfica regular o pagar extra por los efectos en cuarta dimensión. Tú, ¿qué eliges?

Por cierto, para los interesados: "Spy Kids: All The Time In The World" se estrena el 19 de agosto en Estados Unidos.