Lo malo de las precuelas es que ya se sabe cómo terminan, al menos a grandes rasgos. En el caso de "X-Men: First Class" además, gracias a la campaña publicitaria previa, también sabíamos cómo comenzaba. ¿Así que cuál es el incentivo de la cinta si ya conocemos el principio y el final? Conocer qué acontecimientos llevan de un punto al otro, y sobre todo si la narración merece la pena. Y he de decir que esta vez sí que lo merece.

En cuanto al inicio y al fin me refiero a la relación de Magneto y del Profesor X. Todos hemos conocido por la saga de Bryan Singer el respeto que ambos se tienen, unos personajes tan interesantes y con tantas posibilidades que acaparan lo más interesante que se dio en esas tres películas. Y, por supuesto, en esta no iba a ser menos. Ambos son el centro de atención, lo más interesante, dos entes que parecen destinados a desentenderse pese a la unión y amistad inicial. Eso es lo que realmente interesaba al espectador, lo que atraía de la película y lo que los guionistas han querido enfatizar a lo largo del metraje.

Desde los primeros minutos, tanto Erik Lehnsherr como Charles Xavier demuestran las enormes diferencias que les separan: mientras uno tenía que vivir la cruda realidad de los campos de concentración y cómo asesinaban a su madre ante sus ojos, el otro vivía en una enorme mansión de una adinerada, aunque desestructurada, familia británica. Los orígenes de sus personajes se remontan a su preadolescencia, escarbando en su pasado, en los años donde las personas son más influenciables y donde cualquier mínimo detalle puede dejar marca. Por ello desde el inicio, tanto Erik como Charles, se muestran como personajes tan diferentes, casi antagónicos.

Sin embargo se ven obligados a entenderse. Se encuentran dentro de un grupo minoritario, perseguido, y que sólo uniendo sus fuerzas podrán sobrevivir. Este es un trabajo interesante de los guionistas puesto que en todo momento esa relación entre los dos protagonistas está patente y puede conducir a cualquier cosa, o así sería si no conociéramos el final. Creo que este es el lastre que mella a la película y que hace el guión no sea tan redondo como plantea: el hecho de conocer previamente la conclusión. Pese a esto, la parte interesante se trata de concebir el punto exacto de la ruptura en la relación de Magneto y el Profesor X, algo que se consigue muy bien, tampoco de manera magistral, desarrollando la personalidad de los dos personajes a lo largo de todo el metraje.

Pero tampoco es todo bueno. En cuanto al trato del dúo protagonista, desgraciadamente no es equitativo: Erik siempre se encuentra a la sombra de Charles, como un aprendiz más dentro de su grupo de alumnos. No es hasta el final cuando resurge, cuando demuestra que verdaderamente es el personaje más importante de la película, el que sufre la evolución más compleja de todos los que vemos en la cinta. No quiero decir con esto que el guión trate mal al personaje de Magneto, puesto que le reserva un puesto capital dentro de la trama, pero sí que la infravalora en su relación con Charles Xavier y que no le coloca en su merecido sitio hasta el final.

Por lo tanto tenemos un guión muy bueno y sobre todo muy diferente a lo que podríamos esperar de este tipo de producciones, donde lo que se nos promete principalmente son más y más efectos visuales. Por el contrario, este es el apartado que más flaquea de la cinta, con algunos momentos bastante decepcionantes como ya comentó mi compañera Becky. Pese a esto, afortunadamente, no todo lo importante de la cinta son los efectos visuales, así que podemos quedar más que contentos.

En cuanto al reparto, tampoco hay mucho que destacar: James McAvoy parece que sólo sabe actuar de una manera, sea cual sea el personaje, mientras que Michael Fassbender hace pleno: el actor más interesante para el personaje más interesante. En cuanto al director, Matthew Vaughn, se limita a desarrollar lo que está escrito en el libreto y poco más, pero al menos nos deja con una película más que entretenida que sirve como gran precuela de una saga tan basta y compleja como son los X-Men. Por cierto, SPOILER, impagable el cameo de Hugh Wolverine Jackman.

4 estrellas

Fotos: Marcianos & DeamonsMovies