En el día de la resurrección de Cristo, qué mejor que pasar la tarde disfrutando de una buena sesión de cine religioso. Mejor si es doble. Puede que algunos estén pensando que mi propuesta va a ir enfocada a cualquiera de las fantasías romanas con que las parrillas televisivas nos atormentan cada año: cine homo-erótico como "Ben-Hur", "Quo Vadis", "Spartacus" o "The Fall of the Roman Empire", que no voy a negar que yo mismo he disfrutado muchas veces, pero que no me parece el adecuado para incitar a la reflexión sobre misticismo y religión. Si acaso recomendaría "Clockwork Orange" en las que se veían esas maravillosas interpretaciones que de las sagradas escrituras realizaba el drugo Alex (Malcolm McDowell), particularmente si eres de tendencia dominante, pero si eres sumiso, seguro que disfrutas más con las enseñanzas de Escrivá de Balaguer en "There will Be Dragons". Aunque como película yo no la recomendaría.

Quizás aquellos que tengan una (oculta) vena sadomasoquista y disfruten con prácticas como el bondage, CBT, spank y tantas y tantas posibilidades para asimilar el dolor y el sufrimiento como el camino hacia la vida eterna, se reconforten con cualquiera de las películas que sobre la vida de Jesucristo se han realizado. Desde mi punto de vista las dos películas más interesantes sobre el tema serían aquellas que se toman el asunto más al pie de la letra, teniendo en un extremo "The Passion Of The Christ", que deberían reabutizar como lo que es: "La pasión de Mel Gibson"; y por otro lado, la magnífica obra de Pier Paolo Pasolini, "Il Vangelo Secondo Matteo", cuyos diálogos todavía son fuente de inspiración para multitud de homosexuales: "deja de pescar peces y ven conmigo a pescar hombres" ---cito de memoria, pero la esencia está ahí. La interpretación la ponen ustedes.

Podríamos hacer un tercer grupo, aquel que por oposición, tal y como hacían en "The Rite", encontraría en películas satánicas la manera de encontrar el camino hacia Cristo, desde "The Exorcist" hasta "The Omen", teniendo la posibilidad de disfrutar con una sesión de la videoclips de bandas como Marilyn Manson o Rammstein para relajar la tensión y preparar un tentempié. Sin embargo, la selección que propongo dista bastante de estos títulos, pues he preparado una selección que, independientemente de cuales sean las creencias religiosas de sus autores, ofrecen una reflexión mucho más sincera y profunda que cualquiera de los títulos mencionados, incluidas las películas sobre Cristo. Espero sinceramente que nadie se haya sentido ofendido por la interpretación que hago de algunos títulos, pero si así ha sido, debo recordarles que de lo que estoy hablando es de cine, no de religión, y ninguna obra artística (por comercial que sea) está exenta de interpretaciones. Por supuesto, están invitados a dejar sus sugerencias a favor o en contra de las siguientes propuestas:

10. "Journal d'un curé de campagne" | "Procès de Jeanne d'Arc"

A falta de una versión cinematográfica de la magnífica novela de Miguel de Unamuno, San Manuel Bueno Mártir, bien está la adaptación que de la novela de Georges Bernanos hiciera un director como Robert Bresson, que cuenta las dificultades de un cura y su crisis de fe al fracasar con la primera parroquia a la que es enviado. Cineasta místico y asceta como ninguno que, siguiendo los pasos de otro místico como Carl Th Dreyer, también se acerca a un personaje tan controvertido como Juana de Arco en "Procès de Jeanne d'Arc".

9. "Hannah and her Sisters" | "Crimes and Misdemeanors"

Si Robert Bresson seguía los pasos de Dreyer, Woody Allen siempre ha seguido los de otro cineasta nórdico como Ingmar bregan, que tantas veces se preocupara en su filmografía de las relaciones del ser humano con Dios. Aunque la mayor parte su filmografía contiene personajes que se cuestionan la existencia de Dios y la validez de la religión para encontrar un sentido a la vida, puede que sea "Hannah and her Sisters" una de las que mayor relevancia tenga un personaje, interpretado por el propio Woody Allen, que recurre a todo tipo de religiones para encontrar el camino que ilumine sus pasos. Sin embargo, la más profunda, reflexiva y descorazonadora, desde mi punto de vista, es uno de los varios acercamientos a la magnífica obra de Fiódor Dostoievski, Crimen y castigo, que el cineasta neoyorquino realizara en "Crimes and Misdemeanors".

8. "Jungfrukällan (El manantial de la doncella)" | "Säsom i en spegel (Como en un espejo)"

Quizás más filosófico que religioso, pero no podía faltar en una lista de títulos que se cuestionan la existencia de Dios alguna de las muchas reflexiones que hiciera Ingmar Bergman, que de hecho era hijo de un pastor luterano. Si por un lado "Jungfrukällan (El manantial de la doncella)" es una fascinante parábola que incluye lo pagano con lo religioso en una fábula milagrosa en la que el dolor de la sangre tiñe cualquier dogma de fe, un año después se acercaría de una forma más contemporánea y realista en "Säsom i en spegel (Como en un espejo)" en la que pone en la picota a una familia incapaz de afrontar la vida siguiendo los preceptos de su fe.

7. "Simón del desierto" | "La voie lactée (La vía láctea)"

La conocida frase de Luis Buñuel: "soy ateo, gracias a Dios", es perfectamente esclarecedora de la condición española de un cineasta que hizo cine en España, en México y en Francia, pero que no pudo escapar de la tradición religiosa de sus orígenes que le llevaban a cuestionar reiteradamente la existencia de Dios y, particularmente, los caminos que la iglesia había establecido para acceder a la gloria divina. Teniendo como alternativa otros títulos religiosos como "Nazarín" o "Viridiana", me inclino por el que fuera su último título en tierras mexicanas: "Simón del desierto", en el que un estilita sucumbe a las tentaciones del demonio, tras una penitencia de seis años en una columna, para acabar sus días como filósofo existencialista por los clubes de New York. En época de procesiones, cómo no incluir el peregrinaje de dos franceses siguiendo el Camino de Santiago en una de las más atípicas (y divertidas) road-movies que recuerde en la que no deja anatema sin cuestionar.

6. "Bom yeoreum gaeul gyeoul geurigo boom (Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera)" | "Baraka"

El cine de Kim Ki-duk no se acerca a la religión de la misma manera que puedan hacerlo cineastas cristianos, pero el budismo y la búsqueda del equilibrio entre el hombre y la naturaleza, también pueden guiar nuestros pasos hacia la iluminación. Algo parecido podemos encontrar en la propuesta de Ron Fricke, anterior director de fotografía de un filme como "Koyaanisqatsi", que se lanza, en trampolín y sin red, a defender la idea de que el ser humano necesita volver a encontrar su lado espiritual en un filme a mitad de camino entre el cine documental y las sinfonías urbanas, aquí mundiales, o planetarias.

5. "Breaking the Waves" | "Dancer in the Dark"

Y si el sufrimiento es el camino para llegar a la redención, ninguno como el sufrimiento que experimentan las heroínas de Lars Von Trier, primero en "Breaking the Waves", que alude directamente a otro título de un danés tan místico como Carl Theodor Dreyer, con el milagroso y delicioso final de las campanas tañendo en el cielo, y después por la dolorosa procesión del calvario por la que pasa Selma (Bjork), con tal de conseguir el milagro de la vista para su hijo, a pesar de su propia vida. Sacrificada como Cristo en la cruz.

4. "La Passion de Jeanne d'Arc" | "Ordet"

Milagroso, más que religioso, denomino, personalmente, el cine de Carl Theodor Dreyer, que si ya me impresionara en su momento con su majestuosa película muda sobre Juana de Arco, no fuera menor la huella que en mi produjera "Ordet". Una película que va más allá de creencias religiosas y cuya aproximación estética es tan poderosa como el tema que aborda.

3. "Akira"

No creo que sorprenda a muchos la inclusión del título de Katsuhiro Ôtomo en esta lista, pues si bien estaríamos hablando de un futuro distópico, lo cierto es que en el renacimiento de Tetsuo como un ser súperpoderoso, podemos encontrar muchas similitudes con el surgimiento de una nueva religión, y no hablo precisamente de la del manga.

2. "2001: A Space Odyssey"

Muchas lecturas ha tenido esta obra maestra de Stanley Kubrick, pero si para algunos las sagradas escrituras constituyen una de las más bastas obras de ciencia ficción, no es de extrañar que para otros una forma de vida que se aparece como un monolito, a través de cuyo contacto se produce la primera muestra de desarrollo intelectual en el cerebro de un primate, sea la manifestación de la evolución hacia el ser humano, como la obra de Dios.

1. "Der Himmel über Berlin"

No me cabe duda que para muchos debe ser una obra insoportable, pero para mi esta magnífica película de Wim Wenders, en la que un ángel no puede evitar cuestionarse la conducta de unos seres humanos condenados a pecar y vagar por una vida en la que los sentimientos son más fuertes que la razón, es la obra mística por excelencia. Pueden completar la sesión con la secuela que años más tarde hiciera el mismo director con "In Weiter Ferne, so Nah", o tirarse de los pelos con la mundana versión que Hollywood hiciera de ella en "City of Angels", pero yo, desde luego, les recomiendo la película del alemán. Sale Dios.