Sé que me ganaré más de una crítica con esta confesión pero admito que no soporto la adaptación de la gran novela de Stieg Larsson por el director sueco Niels Arden Oplev. No tengo nada en contra de su director, no he visto otra película de él y en términos cinematográficos está bien lograda, pero como lectora del libro sentí que no pudo asemejarse a ella ni por asomo.

los-hombres-que-no-amaban-a-las-mujeres

Una novela tan perfecta, tan bien detallada y tan bien narrada como lo es "Män som hatar kvinnor" --- su nombre original --- que trata sobre un complejo entramado de una gran familia rica sueca, donde las miserias, misterios, muertes y desaparecidos son moneda corriente;y donde un periodista Mikael Blomqvis junto a Lisbeth Salander deberán descubrir no sólo que hay detrás de la desaparición de la sobrina del magnate más importante de ésta familia si no también descubrir un estafa financiera internacional, fue una historia que quedó a mitad de camino con su adaptación filmica. Y eso es una pena.

Recuerdo perfectamente que cuando leí el libro quedé maravillada y deseosa de seguir leyendo los siguientes volúmenes de la trilogía Millennium, por eso cuando puede acceder a ver el filme me predispuse de la mejor manera. Cada hoja que leía me daba la sensación que era una obra excelente para llevar al cine, por sus informaciones pormenorizadas, las acciones narradas como si fueran una escena por sus detalles tan bien descriptos, y los personajes. ¡Qué personajes! Más de un actor desearía tener uno de esos papeles. Michael Nyqvist y Noomi Rapace realizan unas interpretaciones muy buenas ---ella más que él --- pero todos sabemos que buenas actuaciones no hacen una buena película.

Pero al ver el filme --- para mí que leí el libro --- se volvió intolerable, inaceptable, sentí que una gran obra se diluía minuto a minuto. Quizás quienes no leyeron la novela, ven en la película otra obra. Pero en mi caso, y más allá de que siempre valoro las adaptaciones cinematográficas de libros con el entendimiento a flor de piel que una transposición no es literal y nunca igual a su obra de referencia, aquí me sentí defraudada. No sé si la atracción que me dio el texto fue mayor o qué, pero así es el sentimiento como lo título: "no soporto este filme".
Había mucho por explorar, mucho para re adaptar, mucho para nutrir la historia y quedó supeditada a algunas escenas reveladoras y un resto flojo y poco atractivo a nivel narrativo. Por lo menos y parafraseando a un ex-arbitro: , así lo veo yo.

Vía: Albertolacasa