El pasado fin de semana llegó a la cartelera española el último proyecto de Nicolas Cage, una cinta de espada y brujería medieval titulada “Season of the Witch” en la que se reencontraba once años después con el director Dominic Sena, con el que ya rodó aquel filme llamado “Gone in 60 seconds” y del que a estas alturas ya solo recuerdo a Angelina Jolie. Contra todo pronóstico, “Season of the Witch” resulta una cinta entretenida e interesante que además está funcionando bien en taquilla.

El argumento nos sitúa en el siglo XIV y nos cuenta la historia de Behmen (Cage) y Felson (Ron Perlman) dos caballeros cristianos que deciden desertar de las cruzadas desengañados de tanta crueldad y muerte en el nombre de Dios para regresar a su patria. En el camino descubrirán que el país sufre el azote de la temida Peste Negra, que está diezmando sin piedad a la población. Descubiertos y encarcelados, al descubrir que se trata de caballeros cruzados el cardenal D’Ambroise (Christopher Lee) les ofrece una vía de obtener la libertad. Deberán transportar a una joven (Claire Foy) sospechosa de ser bruja y de haber causado la enfermedad hasta un monasterio cercano, donde gracias a los rituales contenidos en un antiguo libro santo podrá ser destruido su mal. Furioso con el despotismo de la iglesia, Behmen solo acepta tras obtener del cardenal la promesa de que la joven obtendrá un juicio justo. A la partida se une un sacerdote que conoce bien a la supuesta bruja (Stephen Campbell Moore), un caballero que ha perdido a toda su familia debido a la enfermedad (Ulrich Thompsen) y un joven monaguillo que sueña con convertirse en caballero (Robert Sheehan), además del pícaro estafador que les hace de guía por ser el único que conoce el camino a la abadía (Stephen Graham). La travesía será más accidentada de lo esperado y fuerzas malignas harán a unos compañeros sospechar de otros hasta llegar al clímax final en el destino de su viaje.

Pese a que Nicolas Cage es la estrella de esta película, su participación es anecdótica. Con esto me refiero a que cualquier otro actor podría haber interpretado su papel y el resultado sería el mismo, puede que incluso mejor. No le imprime ningún toque personal al personaje, y no me refiero a que sea un personaje plano, en absoluto. Tanto Behmen como el resto de personajes están muy bien definidos, son muy redondos y trabajados a nivel de guión. Me refiero más bien a esa “chispa” única que le da el actor y que en el caso de Cage brilla por su ausencia. No es un secreto que últimamente el sobrino de Francis Ford Coppola no parece muy acertado en su elección de papeles. Con la salvedad de “Kick Ass” sus últimos proyectos han pasado muy desapercibidos e incluso hace poco leíamos que se había visto obligado a rebajar su caché para poder seguir trabajando. Sin embargo como digo en el título de esta entrada, con “Season of the Witch” parece haber alejado temporalmente esos fantasmas que pesaban sobre él, pues además de ser una cinta que se deja ver, me consta que de momento ya ha recaudado alrededor de 70 millones de dólares en taquilla, con un presupuesto de apenas 40.

Siguiendo con el apartado de las interpretaciones me viene muy bien hablar de Ron Perlman ya que puedo ponerlo como ejemplo de esa “chispa” especial de la que os hablaba unas líneas más atrás. El actor imprime a su personaje ese algo especial que lo hace único al interpretarlo él y que además es uno de los puntos fuertes de la cinta. Mención especial merece también la prometedora Claire Foy, esta joven británica de rostro angelical resuelve con excelencia la ambigüedad de su personaje manteniendo en vilo al espectador durante la mayor parte de la cinta. El resto de las interpretaciones son correctas, un cast escogido con mucho acierto y una agridulce sensación al ver un Christopher Lee que parece ya solo capacitado para escenas breves en las que no deba hacer grandes esfuerzos físicos.

Creo que lo mejor y lo peor del filme, al mismo tiempo, es que destila un cierto aire a cinta de terror de serie B, a película clásica, no en vano se trata de un guión escrito por Bragui F. Schut hace 11 años y que ha esperado pacientemente hasta poder ser estrenada con unos recursos y presupuesto reducido. La sucesión de batallas de los dos caballeros que da inicio al filme y que recuerdan (salvando las distancias) a “300”, rodadas evidentemente en pantalla verde, son el preludio de unos efectos especiales que en general, aunque efectistas, no acaban de estar pulidos del todo. Sin embargo, este aire “retro”, al igual que la participación de Christopher Lee, la convierten intencionadamente en una especie de homenaje a este cine de terror más clásico. Y aún lo podría haber sido más si se hubiera respetado el guión original, ya que según parece muchos de los aspectos más terroríficos fueron suprimidos en pos de conseguir una cinta más comercial que atrajera a un abanico más amplio de público a las salas.

En conclusión, “Season of the Witch” no es una película excelente pero es entretenida, la historia y los personajes estas definidos con talento y posee el equilibrio entre acción y terror necesarios para hacernos pasar una buen rato e interesarnos. La recomiendo para todos aquellos que, como yo, sepan exactamente lo que van a ver.

tres estrellas