Ay, ay, ay: las ganas que tengo de ver esta película. Si con la salida de la original sentí que había encontrado un nuevo motivo para fanatizarme con el trabajo de cada uno de los actores responsables de la cinta --- Zach Galifianakis, claro, que ya lo tenía por "Bored to Death" (2009); Ed Helms, seguro, por "The Office" (2005); Bradley Cooper, quien lo descubrí estrictamente por esta cinta ---, con la confirmación de la secuela no pude menos que empezar a rastrear cualquier tipo de novedad con respecto al proyecto: la reciente salida del cartel para "The Hangover II" no puede menos que emocionarme hasta la médula.

En este cartel, podemos ver cómo los muchachos encuentran, primero, un nuevo amigo que sumar al wolfpack, el simpático mono que se encuentra en las espaldas del personaje de Bradley Cooper y que seguramente será uno de los elementos introducidos por el siempre impredecible Alan Garner - Galifianakis. Luego tenemos a Helms portando un tysoniano tatuaje en la cara: de más está decirlo, algo con respecto a lo sucedido en la cinta anterior vamos a tener circulando por ahí. Los tres están arruinados, como corresponde, en un inhóspito lugar de Tailandia: ¿qué es lo que les habrá sucedido, qué es lo que le va suceder a estos muchachos en la nueva cinta? Ay, cuántos misterios.

Es importante destacar la estrategia de mover el punto geográfico como para seguir con la idea de una noche de locura total: en principio, debemos tener en cuenta de que Las Vegas siempre ha funcionado como un lugar en donde no sabemos qué es lo que puede pasar, hasta el punto de que se ha convertido en lugar común esa frase que larga Jeffrey Tambor en la primera cinta: "lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas". ¿Qué es lo que va a suceder ahora en Tailandia?

Mucho de los comentarios con respecto a la cinta es, claro está, la desconfianza que genera un trabajo que tiene una secuela luego de una presentación más que exitosa: ¿podrá superarse lo que vimos en la primera película? ¿Qué elementos vamos a tener de vuelta y cuáles vamos a extrañar? Toda esta serie de interrogantes tienen su lugar: indieWIRE, por caso, asegura que hay muchas probabilidades de que esta sea una película para recordar en la medida en que Todd Phillips, a diferencia del primer proyecto, se encuentra trabajando en la secuela desde el principio, por lo que no va a caer en el guión de personas que desconoce, sino que el planteo mismo de la película nace de él: esperemos que estas predicciones sean ciertas. Mientras tanto, a disfrutar el nuevo cartel, nomás.