Candidata al Oscar como mejor película extranjera, competidora por lo tanto de una de las cintas que hemos comentado largo y tendido por nuestras páginas, "Biutiful", "Incendies" es una cinta en donde lo que inicialmente parece planteado dentro de los límites de un profundo drama familiar de encuentros y desencuentros pasa rápidamente a transformarse en un testimonio de la guerra, de la imperturbable crisis en el Medio Oriente, sin renunciar a cierto contenido muy cercano al misterio policial más atractivo. Se podría decir que la cinta lo tiene todo, sí, tal como lo demuestra el tráiler oficial que mostramos en esta ocasión.

Según algunas críticas que he podido leer en la red, la cinta posee importantes méritos dentro del plano de la imagen, queremos decir, el manejo de la fotografía, por caso, la espectacularidad de los colores utilizados, etc. Ahora bien: con respecto al ritmo del relato, la forma de editar en función de una idea rectora que, en principio, es atractiva para la gran mayoría del público: todos estos elementos parecen funcionar en contra de lo que podría haber sido una cinta mucho mejor si el director hubiera podido imprimir el ritmo adecuado al proyecto. Pero claro, estas son conceptualizaciones pertenencientes a otra persona de las cuales yo solamente hago eco hasta que efectivamente pueda ver lo que, por el momento, resulta un proyecto atractivo.

Me parece muy interesante que el cine francés esté moviéndose siempre por esta óptica en torno a los conflictos en el Oriente Medio, conociendo que en la historia de Francia hay situaciones tan turbias y complejas como los movimientos independentistas argelinos durante mediados de siglo y su brutal represión por parte del gobierno oficial, además de vinculaciones con las potencias que participan en las diversas guerras que se han sucedido en el territorio desde comienzos de esta nueva década, sólo por mencionar el caso de un país en particular y no adentrarnos en las responsabilidades de otros países europeos. No puedo dejar de pensar en una película, ya no perteneciente al ámbito francocanadiense como "Incendies", sino en una película estrictamente proveniente de Francia: la desgarradora "Flanders" (2006), en donde un grupo de jóvenes se ofrecen como voluntarios en unaa guerra que cambia sus vidas, si no es que le dan el punto final.

El cine, como instancia no sólo estética sino también moral, ofrece muchas veces la posibilidad de funcionar como una pantalla en donde se despliegan debates necesarios para cualquier sociedad en cualquier momento histórico: el arte, efectivamente, habla de su tiempo, quizás negándolo, distanciándose, o documentándolo, pero es inevitable que se conecte con él. "Incendies", juzgo antes de tiempo, es uno de esos trabajos en donde este movimiento queda más que confirmado.