Nadie duda de que en cualquier certamen cinematográfico, la candidatura a Mejor Director es de las más valiosas y que deciden de manera capital cuál va a ser la película del año. Que una película tenga una buena dirección detrás es esencial, al menos si se pretende conseguir un buen resultado. Que el cineasta sea capaz de conjugar cada uno de los elementos que aparece en el plano, ya sea el decorado, la iluminación o a los actores, además del propio encuadre, determina que la película pueda ser apreciada por el público de manera natural y sobre todo que nos haga partícipes de ella.

Por supuesto, el guión también es determinante para conseguir un resultado satisfactorio, pero si el director no es capaz de trasladar todas las ideas del texto a imágenes, finalmente queda en nada. También nos podemos encontrar con situaciones a la inversa, donde un gran director ha sabido realizar una buena película pese a un guión mediocre.

Sin embargo, vamos a dejarnos de rollos y a centrarnos en lo que nos interesa: las dos candidaturas que premian a los mejores directores del año en los Goya, ya sean veteranos y noveles. Estos premios, como la mayoría de los grandes certámenes cinematográficos, son bastante previsibles, y no es de extrañar que entre los nominados encontremos nombres como Álex de la Iglesia o Icíar Bollaín, que película que sacan, película que nominan. Con ellos competirán Rodrigo Cortés por su segundo largometraje, "Buried", y Agustí Villaronga por "Pa Negre".

En cuanto a los directores noveles, engloba a aquellos directores que debutaron el año pasado con su primer largometraje. Como comentaba mi compañero Luis en su artículo sobre los actores y actrices revelación, parece una candidatura hecha para premiar merecidamente a aquellos directores que podrían haber dejado en peor lugar a otros más veteranos. Así todos quedan contentos.


Nominados a Mejor Dirección Novel

David Pinillos debutó el año pasado con su primer largometraje, "Bon Appétit", nos cuenta la historia de un prometedor chef que consigue su sueño de convertirse en cocinero de uno de los restaurantes más famosos del mundo. Sin embargo, allí conoce y se enamora de la atractiva sumiller del restaurante, por la que tendrá que plantearse si es más importante el amor o su carrera. El director, después de debutar con el cortometraje "Dolly", se pasa a las películas después de acumular una gran experiencia como montador, trabajando para otros directores como Álex de la Iglesia o Daniel Sánchez Arévalo.

En "Bon Appétit", Pinillos demuestra un gran conocimiento del tiempo narrativo, de saber contar una historia sin apresurarse pero tampoco ralentizándola demasiado. Pese a su decente dirección, la historia no atrae demasiado, especialmente por lo poco innovadora que se muestra, la cual podríamos encasillar como una comedia romántica más.

Emilio Aragón es, dentro de los cuatro directores nominados, el más mediático de todos. Procedente de una extensa familia de artistas, el cineasta nacido en La Habana está nominado por su primer largometraje después de numerosos trabajos como realizador televisivo. Aunque su rol más prolífico en el cine es el de compositor —recordemos que también está nominado a Mejor Canción Original—, sus trabajos en series de televisión le han servido para dar el salto definitivo al cine.

Y, sinceramente, no está tan mal como podamos creer. En "Pájaros de Papel" nos vuelve a mostrar esa manida historia de la posguerra, donde un grupo de artistas intentan sobrevivir pese a la férrea dictadura franquista. Aunque sin demasiados alardes, consigue una buena realización, ayudado sobre todo por unos buenos actores.

Juana Macías también cuenta con una larga trayectoria de cortometrajes a sus espaldas, aunque no ha sido hasta el pasado 2010 que ha saltado a la realización de largometrajes. Con "Planes para Mañana" nos cuenta la historia de cuatro mujeres, muy al estilo de González Iñárritu, que tienen la oportunidad de cambiar sus vidas de manera radical, aunque ninguna de ella se muestra completamente convencida de dar ese paso.

Sin duda es una película donde el montaje tiene una importancia capital, pero ello no es óbice para rescata la dirección de Macías, que se muestra bastante segura pese a la complejidad de la narración, aunque en algunos momentos se dan varios altibajos entre las distintas historias.

Y por último Jonás Trueba, que bajo el seudónimo de Jonás Groucho se ha dedicado más a escribir guiones que a dirigir películas. Con "Todas las Canciones Hablan de mí" toma el rol de director después de 10 años de su cortometraje "Cero en Conciencia". En el filme trata una comedia romántica pero desde otro punto de vista: aquí no es una pareja que se conoce sino una que se rompe y donde el chico intenta olvidar a la chica.

Es bastante apreciable la trayectoria como guionista de Trueba en cuanto a que se deja llevar bastante por el texto, dándole más importancia de la que tiene y subordinando su trabajo a él. Por lo tanto la película es un desarrollo de escenas marcadas por el guión pero a las que el director no aporta nada más.

En cuanto a si tuviera que elegir una de ellas, sinceramente no creo que ninguna de las cuatro destaque por encima de las demás. La parte negativa es que hay dos ejemplos, como las obras de Juana Macías y Jonás Trueba que se encuentran un escalón por debajo, por lo que si tuviera que apostar sería por David Pinillos o por, sorprendentemente, Emilio Aragón.


Nominados a Mejor Dirección

La relación de Álex de la Iglesia con los Goya es bastante curiosa. En 1993 obtuvo su primera nominación como director novel por "Acción Mutante", aunque no ganó, algo que hizo dos años después como Mejor Director por "El Día de la Bestia". Tras ella ha sucedido otras candidaturas a Guión, Director y Película por "La Comunidad" y "The Oxford Murders", aunque con ninguna de ellas repitió el éxito. ¿Será este su año de nuevo? Quién sabe.

Ya pudisteis leer mi opinión sobre esta película, y aunque ya me explayé con el guión, el tema de la dirección es otro asunto. De la Iglesia demuestra que no tiene parangón a nivel visual, y que sabe cómo narrar una película, al menos como director, porque como guionista desde luego que no.

En cuanto a Icíar Bollaín, vicepresidenta de la Academia, acumula candidaturas tanto a guión como a dirección prácticamente desde que debutó como directora con "Hola, ¿estás sola?". Sin embargo su año importante fue el 2003, donde fue galardonada con los Goyas a Mejor Guión y Mejor Dirección —y Mejor Película— por la hipnotizante "Te Doy mis Ojos".

En cuanto a su trabajo en "También la Lluvia", demuestra de nuevo que sabe tratar a los personajes muy bien, pero no consigue sacar adelante un guión que, por otro lado, desde le primer momento muestra sus cartas y luego no sabe ir más allá. Se queda en una historia actual sobre el imperialismo que resulta un poco hipócrita: ¿lo que critica Bollaín en cuanto a los secundarios autóctonos de la película no es lo mismo que hicieron ellos en el rodaje?

La propuesta "extranjera" llega de la mano de Rodrigo Cortés, que con "Buried" ha demostrado que no hacen falta grandes presupuestos ni unos decorados espectaculares para contar una gran historia. Aunque la película provocó variedad de opiniones entre los editores de Extracine, yo soy de la vertiente de que es una gran obra, y que Cortés tiene un gran mérito al haber afrontado su dificultad y salir airoso.

Aunque la actuación de Ryan Reynolds es capital, también es realmente difícil mantener en tensión al espectador durante hora y media cuando sólo vemos a un personaje dentro de un ataúd, sin ningún elemento externo que no sea el que le proporciona un teléfono móvil. Una película que podía haber sido un auténtico descalabro pero que Cortés sabe exprimir perfectamente.

En cuanto al cuarto y último candidato, Agustí Villaronga, debo reconocer que no he visto su película. Sin embargo, después de leer algunas opiniones sobre "Pa Negre", parece que el filme puede ser interesante pese a que la historia sea de nuevo —¿a que no lo divináis?—, sobre la posguerra.

La película acumula numerosas candidaturas, 14 en total, que incluyen al reparto, al director, guión e incluso a película. Si todos estos elementos se han conjugado de la manera correcta y han provocado que el resultado sea el idóneo para la narración, debo afirmar que el director ha hecho su trabajo correctamente y que por lo tanto su nominación es merecida.

En cuanto a mi opinión sobre quién debería ser galardonado, personalmente me inclino por Rodrigo Cortés por lo que ya he comentado: la complejidad inicial de la película y cómo logra salvarla, aparte de que no cuenta con una trayectoria tan extensa como algunos de sus rivales. Sin embargo, si tuviera que apostar dinero, lo haría por Álex de la Iglesia, puesto que ya viene abalado por los premios que recibió en la pasada Mostra de Venecia a Mejor Director y Mejor Guión.

Foto: Blogociologico